¡Súmate a su VISIBILIDAD!
SUSCRÍBETE

Inés Altamira: “Cuando, año tras año, se suceden las mismas cosas, dejas de confiar en que vayan a cambiar”

LA ENTREVISTA
11/07/2020 | Manel Expósito
La central ibicenca Inés Altamira cierra un ciclo de seis temporadas en el RCD Espanyol y
arrancará una nueva etapa en el EDF Logroño
Inés Altamira: “Cuando, año tras año, se suceden las mismas cosas, dejas de confiar en que vayan a cambiar”
RCD Espanyol
La cabeza de Inés Altamira (Ibiza, 1994) se reseteará por completo a partir de la próxima temporada. La central ibicenca, de 26 años, cerró hace tres semanas una etapa de seis campañas en el RCD Espanyol, el club donde se ha asentado en la Liga Iberdrola y ha defendido hasta el final el brazalete de capitana blanquiazul, junto a Paloma Fernández. Más de medio lustro donde la incertidumbre, la angustia y las penas han pesado más que las alegrías y las victorias. Un conjunto de sensaciones bipolares que transmite en Futboleras la nueva jugadora del EDF Logroño – esta semana se hizo oficial su fichaje – y traslada cómo se afronta su renovada etapa, en tierras riojanas. 

¿Será el verano de 2020 el más tranquilo y el que más disfrutará Inés Altamira?
 ¡Sí! Después de seis años en el Espanyol, será el más tranquilo pero también el más raro, por todo lo que ha pasado. 

¿Necesitaba tener un cambio de aires? 
No voy a mentir, este último año ya me estaba planteando, muy seriamente, marchar del club. Han sido temporadas muy malas y, sobre todo, esta última. El Espanyol tomó la decisión de prescindir de mí aunque es una sensación extraña después de tanto tiempo en un sitio. Son muchos años y acaba siendo parte de ti y la sientes tu casa. No es fácil de digerir pero con el tiempo ya te renuevas…tengo muchísimas ganas de empezar con un proyecto nuevo.

Comenta que han sido muchas temporadas malas, ¿le ha sido fácil creer cada verano que en esa temporada no se sufriría?
Cuando finaliza una temporada intentas desconectar para empezar de cero, pensando que las cosas van a cambiar. Pero aunque se intente mirar con perspectiva, cuando ves que año tras año se suceden las mismas cosas, dejas de confiar en que vayan a cambiar. 

¿Se veía con la responsabilidad de tener que animar al vestuario? 
Cuando eres capitana de un equipo tienes una responsabilidad añadida. Yo lo veo así. Si la situación no es buena, siempre he tenido un peso añadido para poder salvar la situación de alguna manera. Cuando lo das todo pero nada funciona, todavía pesa más. ¿Ha dado más de lo que podría haber imaginado en el club? Como club, el Espanyol siempre me ha tratado muy bien, y ya no hablo solo de la parcela del femenino sino como entidad. Obviamente me gustaría salir de otra manera, pero es fútbol y, por desgracia, no todas las gestiones se acaban haciendo como yo creo que deberían ser. 

¿Ve acertada la decisión de finalizar la temporada sin concluirse todas las jornadas? 
Estamos en una situación muy complicada y era muy difícil poder tomar una decisión. Ante la falta de seguridad y la existencia de riesgo, es normal que haya quedado en un segundo plano. Ya no es cuestión de fútbol femenino o fútbol masculino sino deporte en general. Se debería haber reanudado en un momento que estuviera todo controlado.

¿Qué se lleva del Espanyol en positivo? 
El Espanyol me ha dado la oportunidad de iniciarme profesionalmente. Es un club que lo he sentido mi casa y siempre he tenido un trato espectacular. Me llevo cosas muy positivas. He conocido personas increíbles que, por suerte, mantengo aún una relación y el fútbol no es solo lo que sucede en el campo. La experiencia de poder jugar en Cornellà también fue increíble. 

Justamente esta semana se ha oficializado su llegada al EDF Logroño, ¿Cómo veía el club desde fuera? 
En las dos últimas temporadas, y más concretamente en esta última, ha dado un salto deportivo y me transmitieron que se aportaría por un proyecto ilusionante y así está siendo. Se están reforzando bien y el ‘feedback’ por parte de las jugadoras del club ha sido positivo.

¿Con quién ha hablado? 
Con Chini coincidí con ella en Barcelona cuando estaba en Sant Gabriel y me transmitió sensaciones del club y la ciudad.

¿Qué ha pesado más para decidirse por Logroño? 
Quería un cambio. La gente que conozco me ha comentado que el trato es bueno hacia las jugadoras, sin poder llegar a ser una entidad como pueda ser el Espanyol. Se valoran otras cosas que compensan más. 

¿Se plantean metas más allá de la salvación? 
El club me ha transmitido que se buscará dar un paso hacia delante. Se viene de una temporada buena, siendo semifinalista de Copa de la Reina. El camino es ir creciendo poco a poco. 

Sea cual sea el objetivo a corto plazo de un nuevo e ilusionante reto del EDF Logroño, Inés Altamira inicia un nuevo capítulo en su trayectoria tras prácticamente un década de aventuras en Barcelona (Levante Las Planas y Espanyol) y un reset de mentalidad necesario para volver a empezar. ¡Mucha suerte, Inés!
MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
Inés Altamira: “Cuando, año tras año, se suceden las mismas cosas, dejas de confiar en que vayan a cambiar”
FacebookTwitterInstagramYoutube
SUSCRÍBETE