¡Suma una mejor visibilidad y comunicación del fútbol femenino con sus fans!
2,50 €/mes

Eva Olid y la ambición de hacer grande un recién nacido

LA ENTREVISTA
23/09/2021 | Marc Andrés i Sanz
Hablamos con la flamante entrenadora del Hearts femenino, formado en 2019 y que disputa la Primera División de Escocia
Eva Olid y la ambición de hacer grande un recién nacido
Hearts
Esta temporada de la Primera Iberdrola es histórica por diferentes motivos. Muchos buenos, otros directamente malos, pero algunos son una gran noticia para el futuro del fútbol femenino. La evolución de los banquillos de la Primera Iberdrola entra en esta última categoría. Esta temporada son cinco las mujeres que ocupan el cargo de primera entrenadora en un equipo de la máxima categoría del fútbol femenino español y el talento que va formándose en los banquillos hacen indicar que esa cifra puede ser mucho mayor dentro de poco.

Si miramos más allá de España, hay grandes entrenadoras trabajando fuera de nuestro país, que pueden ser referencia allá donde vayan. Quizá una de ellas es Eva Olid (Sabadell, 1985). Entrenadora criada en el juego asociativo, el 2019 decidió embarcarse en una aventura americana y tras años trabajando cerca de casa, se fue a Houston Dynamo y, posteriormente, a Louisiana Krewe. Pero este verano, Olid estaba lista para dar un paso más y decidió embarcarse en el proyecto más ambicioso de su carrera. Convertir al Hearts, equipo nacido el 2019, en un equipo referente de Escocia, con el desarrollo idóneo de todo su joven talento como foco principal. 

Ha empezado la liga escocesa, llevas dos partidos. ¿Qué tal te va, de momento?
La verdad es que estoy muy contenta, porque he llegado y me han tratado muy bien. Las instalaciones son increíbles, además la selección escocesa también trabaja aquí porque es como un centro muy grande de deporte. Tenemos dos o tres campos interiores, cubiertos, luego 10 campos exteriores, cuatro o cinco gimnasios… Increíble. A parte, el club me ha recibido súper bien, me siento muy valorada, el primer día me sentía Mourinho por toda la acogida. Las chicas también muy bien, somos un equipo muy joven y mi objetivo es que estas jugadoras jóvenes desarrollen su talento, trabajar e ir cogiendo experiencia, además de mantener la categoría.

¿Es más importante ver una evolución de jugadoras que quedarse en Primera o necesitas esa permanencia para que las jóvenes quieran evolucionar con el proyecto?
Es buscar el equilibrio entre la mejora individual y la colectiva. Mejorando las jugadoras, también mejoraremos al equipo y el objetivo de este año es quedarnos en Primera División, mientras que, el año que viene, con una temporada ya de experiencia, podemos marcarnos objetivos más competitivos.

Porque, para los que no lo sepan, ¿cómo funciona la liga escocesa?
Hay 10 equipos y jugamos tres veces con cada rival. Tenemos dos Copas, una similar a la Copa de la Reina, que se juega a final de temporada, mientras que la otra se juega a principio de temporada. Volviendo a la liga, bajan dos de categoría mientras que los dos primeros se clasifican para la fase previa de la Champions; el año pasado lo consiguieron el Glasow City, que es el equipo que queda siempre primero, y el Celtic, que quedó segundo y por primera vez el segundo pudo ir a la fase previa de Champions.

"Han hecho el esfuerzo de traerme a mí, desde España, lo que supone una inversión al apostar por alguien de fuera"


Y dentro de esta liga escocesa, ¿qué historia tiene el Hearts?
El femenino no tiene mucha historia. Empezó el 2019 y es un proyecto muy nuevo. El primer año ascendieron y el año pasado quedaron en último lugar, pero no bajaron por el tema de la Covid; lo mismo que pasó en la liga española. Pero el proyecto de futuro es increíble, están poniendo muchos recursos en el primer equipo femenino, haciendo lo mismo que con el masculino. Han hecho el esfuerzo de traerme a mí, desde España, lo que es una inversión al apostar por alguien de fuera; además con el Brexit ha sido difícil traerme, ha tardado mucho. Tengo todas las titulaciones, pero he tenido que ir a hacer varias pruebas, un examen de inglés y el proceso realmente ha sido muy duro, porque tienes que demostrar muchas cosas.

Volviendo al Hearts, habéis jugado dos partidos, con dos derrotas. ¿Cómo has visto al equipo estos primeros encuentros?
Yo esperaba ganar, claro. Pero desde el club están contentos porque han visto que el equipo ha mejorado mucho, y en muy poco tiempo. Esto es lo que ellos están valorando, porque los resultados llegarán. Aun así, yo me pongo presión, porque el primer partido fuimos muy superiores al rival, pero quizá esa falta de experiencia hizo que nos pitaran tres penaltis en contra, tres veces que llegaron a nuestra área. Uno no era, pero los otros dos fueron por clara falta de experiencia, con contacto fácil dentro del área. Luego en el segundo partido, jugamos bien la primera parte, pero el rival era muy fuerte, con jugadoras grandes y con experiencia y en la segunda parte eso pasó factura. Pero la gente está contenta, dentro de la situación.

Y en estos dos partidos, ¿qué es lo que has visto que falta trabajar más?
El físico seguro, porque las segundas partes las notamos y quizá es lo que más tenemos que trabajar; las primeras partes somos superiores, pero luego sentimos ese cansancio. También hemos tenido lesiones importantes, sobre todo en el mediocampo, pero tengo la sensación de que, cuando nos toque volver a jugar con estos equipos, podremos sumar los tres puntos.

Igualmente dentro de la liga, estamos cuatro o cinco equipos que competimos entre nosotros para no descender, luego dos que estarían en media tabla y finalmente están el Glasgow, el Celtic y el Rangers que están arriba de todo. Son como los Barça, Atlético, Madrid o Levante.

Entonces para el Hearts, jugar contra Glasgow, Celtic o Rangers, es como si equipos recién ascendidos en España, por ejemplo, jueguen contra el Barça
Sí, el Glasgow sería el Barça, por ejemplo la primera jornada la ganó 7-0 y el Celtic y el Rangers serían como un Atlético o Levante.

Eva Olid
Eva Olid en un entrenamiento con el Hearts | Foto: Hearts FC

Ahora que mencionas el Celtic, en diferentes entrevistas dijiste que tu interés por el fútbol escocés viene de ir a ver al Celtic, que tiene a Fran Alonso de entrenador
Yo justo fui antes de la Covid, porque a Fran le conozco de mucho antes, cuando él entrenaba en la segunda división de Inglaterra. Fui a ver cómo trabajaban, su metodología, hice dos entrenamientos con él y su equipo y entonces ya le prometí que le iría a ver con su próximo equipo. Entonces fichó por el Celtic, lo fui a ver y me gustó mucho. Vi un Celtic – Glasgow City y me encantó la gente, las instalaciones, el ambiente, todo muy profesional. A partir de ahí empecé a tener más interés por la liga escocesa. De hecho, en junio me llamó porque sabía que el Hearts necesitaba entrenadora. He pasado duras entrevistas, explicando y desarrollando mi idea de juego y de proyección de joven talento, trabajé mucho en ello y analicé al equipo de la temporada pasada para explicarlo en el proceso de selección, pero el inicio de todo es una llamada de Fran.

Eso es así fuera de España, pero en España presentaciones… qué va. Hay veces que no se mira ni el currículum, se basa en “eres amigo de X, pues vente”. Pero aquí, fuera de España te sientes valorada porque se interesan por tu experiencia, por tus estudios, tu idea de juego y eso es importante. Porque algunos equipos fichan entrenadores y ni les preguntan qué idea de juego o metodología para entrenar tienen.

Me interesa eso de la idea de juego. Nacida en Sabadell, empiezas en España pero te vas a Estados Unidos y ahora aterrizas en Escocia. ¿Con qué idea de juego llegas al Hearts?
En mi presentación, yo le dije al club que me gusta un juego de tener el balón e independientemente de si somos un equipo de baja tabla o de los de arriba. Si yo tengo un planteamiento de no tener el balón, tengo un problema, así que siempre planteo tenerlo. Pero también entreno para que mis jugadoras sepan cuando pueden hacer un juego más en corto, asociativo y mantener la posesión, o cuando tenemos que jugar en largo, ser más verticales; enseñar a entender el juego y dar opciones para que, cuando jueguen, sepan leer cada situación. Nosotras en los entrenamientos trabajamos el juego de combinación, juegos posicionales, ruedas de pase… Así llevamos entrenando, pero el próximo partido, contra el Rangers, sabemos que nos seremos dominadoras del balón, aunque en los dos primeros tuvimos el dominio. Todo tiene que tener una intención, pensar por qué hacen cada pase, a mí no me vale lanzar el balón porque sí. La metodología de la intención es lo que yo trabajo.

Y esta metodología e idea de juego que tienes, ¿dónde la has aprendido más? ¿En España sobre todo o tienes varios matices de los Estados Unidos?
He aprendido viendo mucho fútbol, viajando y viendo otros entrenadores profesionales, con todo eso te vas haciendo tu idea. Entonces, para responder a tu pregunta, en Estados Unidos no son mejores que en España a nivel táctico. Lo que sí aprendí es la importancia de estar bien físicamente para competir, que lo trabajan como si fuera atletismo. Allí te pueden ganar con su poderío físico y te das cuenta que con ese trabajo puedes ganar partidos. Nosotros en España nos centramos más en el balón y quizá lo mejor es encontrar el equilibrio e integrarlo todo junto.

"Jenny Benítez cogió al Sporting de Huelva en descenso y empezó a ganar todos los partidos; fue increíble"


Justo dices que se aprende de distintos entrenadores. Si ahora miras el panorama del fútbol femenino mundial, ¿cuál es tu entrenador o entrenadora de referencia?
Es difícil… Me pasa lo mismo con el masculino. Los entrenadores que cogen equipos Top y ganan quizá lo tienen más fácil, pero a mí siempre me han gustado más los que están en un conjunto con menos recursos ni el nivel de los de arriba, pero te plantan al equipo entre los cinco primeros. Por ejemplo, María Pry ella cogió un Betis y lo plantó quinto en la clasificación, eso para mí tiene mucho más valor que clasificar al Levante para la Champions. Lo fácil sería que te dijese entrenadores de los equipos top, pero mira, el año pasado, Jenny Benítez, cogió al Sporting de Huelva en descenso. Yo pensaba que era uno de los equipos con peor plantilla y lo cogió ella y empezó a ganar todos los partidos; fue increíble.

Si me permites la comparación, ¿Eva Olid querría ser un poco la Jenny Benítez de la liga escocesa, coger un equipo que pelea por el descenso y llevarlo a cotas más altas?
Sí, sería un buen ejemplo, por eso este reto me atrae mucho. Mi objetivo es coger un equipo “en descenso” y hacerlo crecer; hay mucho margen de mejora. Y esto como entrenadora es lo que te hace crecer, mejorar y es lo que mejor te puede hacer sentir. Si tu coges un equipo que está arriba del todo de rendimiento, lo único que puedes hacer es mantenerlo y gestionar el vestuario – que creo que es complicadísimo –, pero a mí me motiva más un reto como el del Hearts.

Habiendo dicho esto, ¿te ves haciendo carrera en el Hearts o quieres ir moviéndote para probar diferentes culturas y maneras de vivir el fútbol?
No descarto nada, pero yo no he venido a este proyecto para estar un año; hay que construir un equipo competitivo. Me están dando todas las facilidades para que este equipo se vuelva muy competitivo, pero esto no se puede hacer en una temporada, para ello necesitas, mínimo, dos. Mi idea ahora mismo es estar solamente aquí. Yo quiero estar aquí todas las temporadas que necesite el equipo para competir al máximo nivel.

Siguiendo esta línea, ¿dónde ves tú al Hearts dentro de cinco años?
Compitiendo contra Glasgow, Celtic y Rangers. Y creo que el club, con todo lo que está haciendo, lo podemos conseguir.
MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
Eva Olid y la ambición de hacer grande un recién nacido
FacebookTwitterInstagramYoutube
¡Hazte Futboleras!