Mejor Información. Mayor Emoción.
SUSCRÍBETE

Extremadura: un paso atrás para dar dos hacia delante

PRIMERA NACIONAL
17/09/2020 | Manel Expósito
El club de Almendrajelo se desvincula del masculino tras un sinvivir de tres temporadas
Extremadura: un paso atrás para dar dos hacia delante
Extremadura Femenino CF

La ciudad de Almendralejo festejó hace dos veranos el ascenso – y regreso – del Extremadura UD a la Segunda División española de fútbol. Una alegría inmesa que debía ir acompañada de bonanza deportiva en todo el club y la comarca. Muy lejos e insospechado de la realidad que vivió la sección femenina de la entidad extremeña. Una auténtica pesadilla que narra y transcribe su presidente, Pedro Hernández, en Futboleras.

 

En julio de 2017 fue cuando se fraguó la absorción del Extremadura UD Femenino por parte del Extremadura UD y, a su vez, una ilusionante – a la vez que malmetida – etapa y nuevo camino juntos de la mano. Para contextualizar el origen de la entidad, el Extremadura y, su antecedor, la Puebla, llegaron a competir en Superliga hace ya más de 10 años, en la temporada 2008-2009. El CF Puebla fue la anterior referencia al Extremadura en el fútbol extremeño, llegando a codearse entre los grandes de la Primera División y compitiendo, hasta en dos ocasiones, por el título de la Copa de la Reina, en las ediciones de 2001 y 2005.

 

Una vez se completó el acuerdo de afiliación, desde la campaña 2017 – 2018, todos los equipos y categorías del club femenino compitieron bajo la denominación del masculino, otorgando de esta manera sus derechos deportivos, a pesar de conservar su número a nivel federativo. La llegada de un grupo inversor a la entidad propulsó tal acuerdo y se “apostó” por el fútbol femenino.

 

Ellos nos confiaron la gestión deportiva del club y durante las tres temporadas gestionábamos nosotros el prespuesto y la dirección deportiva pero siempre bajo su tutela”, describe Hernández. Un equipo en Nacional, otro en Regional y un conjunto de la base formaban la sección del EUD, llegando a sumar hasta cuatro equipos en su mejor temporada.

 

La alianza y matrimonio durante estos tres años fue una ilusión envenenada. “Ha sido un sinvivir. Nosotros hacíamos presupuesto a principio de temporada, ellos nos daban el visto bueno y conocían las cuantías de toda la temporada. A partir del segundo mes ya se empezó a deber dinero”, afirma dolorido el máximo responsable del Extremadura Femenino. “Llevamos tres años con ellos llevándolo fatal. Desde el primer año no se gestionó correctamente. Hemos aguantado para no perder el equipo de Nacional. Sabíamos que si decidiamos desligarnos del primer equipo femenino, ellos no lo iban a tirar adelante”.

 

Esta misma temporada ya ha significado la gota que ha colmado el vaso para dar el paso definitivo de ruptura. Cerca de 15.000€ de deudas con jugadoras y entrenadores e impagos por parte de la entidad desde el mes de noviembre con los cuerpos técnicos de los equipos. Pagos pendientes que se han solventado con liquidez de las cuentas del Extremadura Femenino. “Todos los años han acabado igual y al año siguiente se volvía a prometer que todo cambiaría”.


Foto: Extremadura Femenino CF

 

Un nuevo comienzo

 

En junio de este mismo año se cerró el ciclo de afiliación y se tomó la decisión de separar los caminos, sin poder recuperar las categorías, al tener los derechos el club masculino. Es decisión del Extremadura UD sacar a su equipo en Nacional. “Ellos han tomado la decisión de no mantener su plaza en Nacional. Nosotros iniciamos un nuevo camino por nuestro lado”, asegura Pedro Hernández.

 

Entre la temporada pasada y esta habrá un cambio enorme. Tan solo han renovado tres jugadoras porque las otras se han ido a otros equipos de la misma categoría. Las que se quedan es porque son de toda la vida de aquí”, atestigua apenado. ”En du día hablamos con federación para poder ocupar la plaza pero no se podía recuperar. Aleamos todos los años que estuvimos en Nacional (20) pero empezaremos de nuevo desde abajo”. De esta manera, el club competirá con su equipo filial como nuevo primer equipo para poder intentar de nuevo el ascenso a Nacional tan pronto como regrese la competición.  “El objetivo es ascender pero lo tenemos que demostrar”.

 

Este divorcio ha perjudicado notablemente a la entidad, ya que “el nombre de un club profesional siempre tira más”. Ahora, “algunas jugadoras de pueblos cercanos se marchan a otros equipos, como el Santa Teresa de Badajoz. Empezamos prácticamente de cero pero damos un paso necesario”.

 

A pesar de este sinvivir de tres temporadas, “el club no se ha planteado la disolución de la entidad, al tener el respaldo de las familias del fútbol base” y se reiniciará el proyecto sin presión alguna, “ya que se juega para que las jugadoras disfruten y se lo pasen bien”. Como debe ser.

 

MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
Extremadura: un paso atrás para dar dos hacia delante
FacebookTwitterInstagramYoutube