¡Súmate a la mejor visibilidad y comunicación del fútbol femenino con sus fans!
2,50 €/mes

María Méndez, una líder de Champions con tan sólo 20 años

LA ENTREVISTA
25/05/2021 | Marc Andrés i Sanz
La central del Levante, que vive su segunda temporada en la Primera Iberdrola, atiende a Futboleras para valorar su carrera hasta la fecha y este año de 'granota'.
María Méndez, una líder de Champions con tan sólo 20 años
María Méndez celebrando el 2 a 1 ante el Granadilla junto a Alharilla y Alba Redondo | Foto: Levante UD
El futuro del fútbol femenino español está más que asegurado. En todas y cada una de las posiciones del campo hay futbolistas con las capacidades suficientes para convertirse en referencias durante los próximos años, si es que algunas no lo son ya. Una de ellas es María Méndez (Oviedo, 2001), central que a sus 20 años ha demostrado unas dotes de líder dentro y fuera de los terrenos de juego. Conocida futbolísticamente como ‘Pecas’, la joven defensa ya ha demostrado ser una central de gran nivel en la Primera Iberdrola y tiene el talento necesario para seguir mejorando, desarrollando así todo su potencial.

Pero hablando con ella, María Méndez no ve más allá y demuestra tener los pies en la tierra. Mira por el bien colectivo e intenta aprender de las futbolistas y el cuerpo técnico que tiene a su alrededor. Y gracias a estar focalizada al trabajo y a la mejoría diario ha llegado donde está, siendo titular indiscutible en su primera temporada en el Levante, un equipo que casi tiene asegurado estar en la Champions del año que viene. Aun así, lo más impactante de su carrera es que hace tan sólo dos temporadas, era futbolista del Real Oviedo, equipo de la entonces Primera B. Su evolución es meteórica.

¿Cómo se pasa de jugar en Segunda División con el Oviedo a estar muy cerca de clasificarte para la Champions en dos años?
Creo que es ese espíritu de ir subiendo peldaños, de ir un poco a más y siempre intentando mejorar las pequeñas cosas. Eso es lo que me ha llevado a hacer un salto tan grande en dos años. El trabajo y la constancia me han hecho ir mejorando, gracias a los clubs donde he estado. Estoy súper agradecida a cada persona que me ha ayudado. Tengo que estar muy contenta que, en dos años, haya conseguido todo lo que he conseguido y el poder estar dónde estoy y en las formas en las qué estoy.

Igualmente, cuando alguien te dice ese salto de calidad que has dado en dos años, ¿es un poco chocante por la rapidez del proceso?
Exacto. Tampoco me paro a pensar el hecho de estar en Reto hace dos años y ahora estar en un equipo de Champions. No lo piensas, vas trabajando el día a día, van surgiendo nuevas oportunidades, retos y objetivos, que los vas aprovechando. Pero cuando te planteas algo así, al final es mucho trabajo y te ilusiona seguir mejorando para seguir consiguiendo nuevas cosas.

Debutas en Primera el año pasado con el Deportivo y el equipo se convierte en la revelación de la Liga, ¿fue una temporada de ensueño para ti y tus compañeras?
Sí, estoy segurísima que el año pasado fue espectacular tanto para el club como para las mismas jugadoras. Éramos gente humilde, que veníamos de equipos sin nombre, categorías inferiores o de la misma primera. Había gente con experiencia, pero no era un equipo muy formado y tanto la humildad que teníamos como el trabajo nos llevaron a ser lo que fuimos. El objetivo del club era mantenerse, quedamos cuartas y dando mucho que hablar. Allí mejoré un montón, me ayudaron un montón y estoy súper agradecida al Dépor. Me ha ayudado a estar donde estoy ahora.

Termina la temporada, te vas al Levante, pero aquí las cosas no empiezan del todo bien, debido a una lesión. ¿Es frustrante lesionarte tan pronto cuando quizá tienes que demostrar tu valía ante una entrenadora que “no te conoce”?
Sí, para mí el inicio fue muy duro. Yo nunca me había lesionado de gravedad. Había tenido algún esguince, pero nunca había llegado a una rotura de fibras tan grande como la que tuve. Estar toda la pretemporada e incluso el inicio de Liga parada fue muy complicado, pero me hizo madurar mucho como persona, aprender que también tienes que mejorar al otro lado del campo. Al final las lesiones forman parte del fútbol y es difícil, pero gracias a la confianza tanto de mis compañeras como del cuerpo técnico salí adelante. Ahora estoy jugándolo todo, estoy súper contenta, mejorando a pasos agigantados y es gracias al club que me dio la confianza, al cuerpo técnico y a las jugadoras, ya que yo venía siendo nueva y me dieron ese apoyo y confianza que toda jugadora lesionada necesita.

Por otro lado, desde tu recuperación, has sido una futbolista indiscutible para los esquemas de María Pry. ¿Te sientes así de importante?
Si, cuando una jugadora lo juega todo, se siente importante, se siente con confianza. Eso ayuda a rendir mejor en el campo. La plantilla hace exigirte día a día y no relajarte. Estoy trabajando tanto para mí como para el grupo y espero poder seguir teniendo tantos minutos como hasta ahora y seguir aportando lo que estoy aportando.

En este mismo sentido, no sé si te sentías la líder de la defensa en A Coruña y ahora has adaptado ese mismo rol en el Levante, tras la vacante que dejó Ivana Andrés.
Por mis características como jugadora, me gusta asumir responsabilidades, coger el mando de la defensa si es necesario. Pero creo que también es cosa de ambas centrales. Complementarte bien con ella, que las dos nos ayudemos un montón y tanto ahora jugando con Aldi [Cometti] en los últimos partidos como cuando jugaba con Rocío [Gálvez] nos estamos complementando bien. Cuando una no llegaba, llegaba la otra. En el Dépor quizá cogía mucho las riendas de la defensa. Aquí puede decirse que por momentos también lo estoy haciendo y yo creo que eso también es bueno para mí; me está haciendo crecer y coger esta responsabilidad siendo tan joven, en un futuro me hará mejor. Estoy aprendiendo un montón.

Ahora que mencionabas a tus compañeras, tanto Rocío Gálvez y Aldana Cometti tienen experiencia acumulada en Primera Iberdrola. ¿Eso también te está ayudando a tu crecimiento personal?
Sí, exacto. Siempre que juegas con jugadoras que llevan años en Primera Iberdrola o que se han movido por distintos equipos, tienen experiencia y te pueden ayudar. Y lo que dije antes, entre las dos complementarte; cuando una da experiencia, yo dar un poquitín más de juventud y entre las dos ver cosas diferentes para que podamos dar lo que necesita el equipo en cada momento. Las tres estamos a un muy buen nivel, lo intentamos demostrar en el campo y conseguir que nos metan los menos goles posibles. Rendir en la parte defensiva y, si podemos, también en la ofensiva.

Pecas ante el rival
María Méndez, con el balón | Foto: @Juanfra1312 de @EllasSonFutbol

A nivel colectivo, ¿cómo describirías la temporada que está haciendo el Levante?
Está siendo una temporada muy atípica tanto por la covid, como por las lesiones y creo que el equipo está sabiendo responder cada entrenamiento, cada fin de semana. Nos han pasado circunstancias cada día que nadie se esperaba y el equipo siempre ha sabido estar. Hemos sido muy constantes y tenemos que seguir así hasta el final. Queda liga, quedan muchos puntos por disputarse y tenemos que confiar en el trabajo, en nosotras mismas. Hemos estado segundas toda la liga, tenemos que apretar ahora para volver a conseguir ese puesto, que nos lo merecemos.

Decías ahora que os han pasado cosas cada día. ¿Te refieres a positivos, problemas de entrenamientos o viajes? ¿Qué ha sucedido?
Eso, tanto casos de covid, como lesiones. Hemos tenido que subir a mucha gente del B tanto por las lesiones como por otras circunstancias y te tienes que anteponer a este tipo de situaciones en el momento en el que te pasan. Por ejemplo, hemos tenido que viajar a Bilbao habiendo salido de un confinamiento de diez días, habiendo entrenado un día o dos y el equipo respondió; fue uno de los partidos del que mejor recuerdo tengo de la temporada. Allí empezó el equipo a cambiar la actitud, a ir todas juntas y llegar hasta donde estamos ahora.

El club lleva haciendo un gran proyecto desde 2018, pero había sido incapaz de ganar a los Barça o Atlético. Además, perdió su primer partido ante el Real Madrid y luego la Supercopa. ¿Había algún tipo de frustración o impotencia en ese sentido?
Cuando tienes un objetivo tan ilusionante y, en un primer momento, no lo consigues, es un poco frustrante. Pero, a mayores, destaco la personalidad de todo el grupo. Nos juntamos todas y vimos que teníamos un objetivo en mente muy bonito y queríamos conseguirlo. De ahí, a seguir trabajando jornada tras jornada y poder decir que, hasta hace dos jornadas, estábamos segundas, con el objetivo en las manos.

La segunda parte de la pregunta es que, siguiendo en esa línea, llega el 3 a 0 al Atlético y el 1 a 2 contra el Madrid. ¿Fueron mucho más que tres puntos, dejando de lado la clasificación de ese momento?
Claro. Todas las victorias son importantes, pero cuando ganas a un grande eso te hace crecer mucho más, tanto en confianza como futbolísticamente. Estás haciendo bien las cosas, trabajando muy bien y eso te hace seguir hacia adelante con mucha más ilusión y con el equipo más contento. Eso es lo que necesita un equipo: ganar. Y, sobre todo, si ganas a un Atlético de Madrid o a un Real Madrid, sales mucho más reconfortado.

Lo has mencionado al principio. El objetivo como dices es recuperar esa segunda plaza, pero igualmente, ¿sentís cerca la Champions?
Sí, hay que ser conscientes que estamos a un pie de ello, pero no podemos olvidar que aún quedan puntos por jugar y nuestra filosofía es ganar todos los partidos que quedan de aquí a final de temporada. Queremos quedar segundas, recuperar ese puesto en el que estábamos las últimas jornadas y hay que trabajar muy duro para ello. Quedan jornadas difíciles, donde el resto de equipos a nuestro alrededor también van a luchar por ello y habrá que sacar lo mejor de nosotras para poder conseguirlo.

Dejando la tabla actual a un lado, ¿esa clasificación para la Champions era un objetivo que el equipo se marcaba a principio de temporada?
Tanto el club como las mismas jugadoras teníamos muy claro cuál era el objetivo y hemos luchado desde el principio por ello. No es que nosotras vayamos ganando jornada tras jornada y se plantee o se vean posibilidades de entrar a Champions. Se plantea desde el principio, porque se ve potencial de grupo, un equipo que puede optar a ello.

El cojín de puntos es grande con la Real Sociedad, cuarta clasificada, y más tras vuestro triunfo ante el Madrid CFF. ¿Era una victoria que necesitabais tras empatar contra dos rivales en descenso de forma consecutiva?
Sí que es duro dejarse puntos contra cualquier rival, pero ahora todos los equipos, o prácticamente todos se están jugando algo. Tanto los que optan por puestos de Champions por los que quieren mantener la categoría y todo el mundo viene a rascar algo. No te puedes descuidar en ningún momento y esta Liga es cada vez más competitiva, porque todos los rivales te lo van a poner difícil. Nosotras tenemos que aprender de estos partidos, qué podemos mejorar y que tenemos que intentar que no nos pase de cara a la próxima vez. 

Uno de esos empates fue en casa contra el Santa Teresa, un partido se jugó en el Ciutat de Valencia. ¿Cómo describirías la experiencia completa, desde tu llegada al estadio?
Fue súper emocionante. Tenía mucha ilusión de llegar allí y ver cómo iba a ser todo. Y bueno, tener la taquilla personalizada, un vestuario grande para todas, el público, jugar en el estadio por primera vez… fue una experiencia impresionante y me quedará guardada para siempre, a pesar del resultado.

María Méndez con el balón
María Méndez con el balón | Foto: Levante UD Femenino

Igualmente, tú ya jugaste en Riazor ante el Valencia la temporada pasada. ¿Es siempre especial jugar en un estadio grande?
Sí, para mí lo mejor que hay a día de hoy es que los clubs masculinos nos cedan los estadios, porque no es lo mismo jugar en un campo artificial que en un estadio de cualquier equipo de primera división. Es una experiencia súper bonita y cuando es con público y además ganas como el año pasado en Riazor, sales súper contenta, guardándote esa experiencia para toda la vida.

Hablando de estadios grandes, dentro de poco jugaréis en el estadio del Leganés, en Butarque, la final a cuatro de la Copa de la Reina. ¿Se ve el Levante capaz de ganarla?
Sí, por supuesto. Vamos a ir a por todos los títulos que tengamos en las manos. Vamos a ir a por esa semifinal, que tenemos muchas ganas. Es un título súper ilusionante, queremos meternos en esa final y, por supuesto, ganarla.

Desde el punto de vista de una jugadora, ¿qué diferencia hay entre un partido de Liga y uno de Copa de la Reina?
Son dos títulos completamente distintos. En la Liga tienes que ser mucho más regular, tienes opción cada fin de semana y la Copa es un partido, lo ganas y te clasificas o lo pierdes y te cuesta la Copa. Tienes una final cada momento de clasificación y es como más intenso, no sabría calificar los términos. Son dos títulos muy distintos, pero a la vez muy ilusionantes. Cada uno tiene su objetivo. El Levante va a estar en Supercopa, está ahora en Copa de la Reina, en Liga y vamos a luchar por todos los títulos que podamos conseguir.

De momento, en Liga la pichichi es Esther y en Copa, tras una ronda jugada, lo es María Méndez. ¿Seguirá así hasta final de temporada?
Bueno, creo que es anecdótico ese partido. Me tocó a mí meter los goles y estoy súper contenta, pero es trabajo de todas. En ese partido luchamos hasta el final, el Granadilla nos puso las cosas muy difíciles. Pero el equipo sabe estar en todas las situaciones, pase lo que pase y por eso podemos decir que, a día de hoy, vamos a luchar por esa Copa.

Mencionando los goles, ¿cómo se vive un tanto en el descuento que da una clasificación?
Yo estaba en shock. Solamente me salía celebrarlo, abrazarme con mis compañeras. Estás luchando todo el partido, con la mente puesta en clasificarte para una fase final de Copa y, que te toque a ti meter el gol, te llena de orgullo, de euforia, de ilusión, de alegría. Es una mezcla de todos esos sentimientos, que también agradeces de tus compañeras. Ese momento que celebras el gol con ellas, incluso las lesionadas... te hace seguir hasta el final por ellas, por nosotras y por todos los aficionados del Levante.

Centrando la atención en el rival, es cierto que en Liga ya ganasteis al Atlético, ¿pero tenéis algún tipo de ganas de venganza tras la final de la Supercopa?
Sí, eso está claro. Toda la plantilla tiene en mente ese resultado, que por mucho que diéramos la vuelta en el partido de casa, nosotras tenemos esa espinita guardada. Vamos a ir a por esa semifinal a tope, queremos trabajar por ello y, lo que dije antes, queremos meternos en esa final.

Has hablado mucho de tu trabajo personal día a día. Pero mirando al futuro, el verano de 2022 se celebra la Eurocopa. ¿Te marcas el objetivo de estar en la convocatoria?
Ojalá poder estar, ojalá se cumpla mi sueño de poder llegar a la Absoluta. Pero es lo que digo, quiero trabajar día a día, mejorar y corregir errores. Ahora mismo estoy en la Sub23, estoy a un paso de poder ser convocada, pero hay que tener los pies en la tierra, seguir trabajando y, si el momento tiene que llegar, al final acaba llegando. A día de hoy en la Absoluta está yendo gente muy joven, por lo que se está demostrando que las que venimos de abajo estamos asomando la cabeza, pero hay jugadoras en la Absoluta de mucho nivel, mucha experiencia y lo están haciendo muy bien. Es difícil, pero es posible.

Afirmando todo esto, si sigues trabajando como hasta ahora y las lesiones te respetan, ¿tú te consiguiendo ese objetivo?
Me queda mucho por mejorar, pero ojalá que sí. Estoy en una línea ascendente y, si me respetan las lesiones y voy cada año a más, ojalá poder estar ahí.

Para acabar, un cambio radical de tema para la última pregunta. Quedan tres partidos de Liga, ¿confías en que el Depor se vaya a salvar?
Tengo tanto sentimiento hacia ese club, que confío plenamente en todas las jugadoras. Compartí vestuario con muchas de las que están ahí y confío plenamente en que, por lo menos, se va a luchar hasta el final. Ojalá el equipo pueda estar el año que viene en Primera Iberdrola. Se lo merecen, está siendo un año difícil para ellas, pero en los últimos partidos están dando la talla, aunque por momentos tampoco están teniendo suerte. Y quiero lanzarles también un mensaje de apoyo, para que sigan hasta el final. Hasta el último punto hay vida.
MÁS ACTUALIDAD:
VOLVER
María Méndez, una líder de Champions con tan sólo 20 años
FacebookTwitterInstagramYoutube
¡Hazte Futboleras!