¡Súmate a la mejor visibilidad y comunicación del fútbol femenino con sus fans!
2,50 €/mes

Natalia Astrain: “La oportunidad de Kansas es una de esas que pasan una vez en la vida"

LA ENTREVISTA
16/02/2021 | Marc Andrés i Sanz
Hablamos con la entrenadora navarra, la primera española en formar parte de un cuerpo técnico de la National Women’s Soccer League americana
Natalia Astrain: “La oportunidad de Kansas es una de esas que pasan una vez en la vida"
Natalia Astrain
Natalia Astrain (Pamplona, 1976) es una pionera con un largo currículum. Fue la primera mujer española que consiguió el carnet de entrenadora y, a partir de ahí, empezó su aventura en el mundo de los banquillos. Entrenó al FC Barcelona a principios de siglo, también al Levante Las Planas, y a la Damm, además de ganar la Liga 16/17 como técnica asistente en el Atlético. Todo eso llega en territorio español, pero en 2017, lo deja todo y se va a Estados Unidos.

Ha pasado por Houston, San Francisco y, casi cuatro años más tarde de haber iniciado su aventura americana, ha ido a Kansas City, donde formará parte del cuerpo técnico de la franquicia de Missouri en la NWSL. Natalia Astrain, por lo tanto, vuelve a ser una pionera del fútbol español, al ser la primera en estar en un banquillo de la liga profesional estadounidense.

Poco más de un mes desde que se anunció tu fichaje por Kansas City. ¿Cómo han sido todos estos días?
A nivel logístico ha sido un poco de locura porque he tenido que hacer el traslado desde San Francisco hasta aquí. Eso supone conducir, más o menos, a través de todo el país, pero son efectos secundarios de ser entrenadora, el moverte de un lado para otro. La verdad es que estoy muy contenta porque ya en febrero empezamos a entrenar con el equipo, habíamos hecho varias reuniones por Zoom con la plantilla, pero no de forma física. Ahora hemos empezado, llevamos dos semanitas y las sensaciones son muy positivas.

Porque, ¿cómo y cuándo te llega la oferta de Kansas City para formar parte del cuerpo técnico?
Hacía un año que no podía viajar a casa, para ver a mi familia, por todo el tema de la covid en verano. Pero en Navidad pude viajar y cuando estaba en Barcelona recibí una llamada del entrenador, Huw Williams, diciéndome si quería ser segunda entrenadora. Pensé que esto no era verdad, que estaba pasando algo raro, algo irreal y muy bonito. Mi respuesta, desde un primer momento, fue sí. Fue como un regalo de Navidad.

¿Era un objetivo formar parte de la NWSL o es una oferta que te llega sin tú tener eso en tus planes?
Cuando decidí moverme a Estados Unidos, mi motivación y mi sueño ha sido poder entrenar aquí en la liga profesional, ese era uno de los sueños. Pero hay muchísima gente que quiere y puede estar aquí. Quieres, pero sabes que es difícil. Cuando llegó la oportunidad no me la pude creer. Por eso digo que fue como un regalo de Navidad porque es algo que sí que quieres y lo tienes en mente, pero sabes que es muy difícil. Pero bueno, me ha pasado.

Al final Natalia, tú has vivido muchísimas experiencias. ¿Por qué te vas a Estados Unidos?
Cuando yo era jugadora y creciendo como entrenadora no había tanta visibilidad y mi referencia siempre ha sido la selección de Estados Unidos. Todas las chicas juegan al fútbol en el colegio, en clubs, porque es un deporte que socialmente se entiende para mujeres. Ahora en España está mucho mejor, pero todas hemos vivido muchas dificultades en el momento en que hemos querido decir a nuestra familia o entorno que queríamos jugar a fútbol, por todas las connotaciones negativas que ha tenido ser mujer y jugar al fútbol en España. Siempre ha sido mi sueño ir a Estados Unidos, estuve haciendo unos campus de verano y vi in situ que, realmente, lo que yo había soñado sobre este ‘paraíso’ pues era verdad. A partir de ahí, tomé la decisión de encontrar algo aquí y me moví para trabajar en un club de Houston.

A parte de esa normalización del fútbol femenino, ¿hubo alguna otra cosa que te llamó del fútbol o del país estadounidense?
Sí, la forma que tienen de competir. La competitividad americana es altísima y me apetecía ver esa perspectiva de cómo la incorporan al deporte, no sólo a nivel profesional sino en el fútbol base. También esa característica tan peculiar que tiene Estados Unidos que las jugadoras son muy atléticas y, para mí, el reto más grande es intentar añadir esa cultura o conocimiento que yo he tenido el privilegio de aprender y vivir en el Barça, con un ADN de fútbol de combinación, de juego posicional. Siempre he creído que, si podemos conseguir eso, Estados Unidos puede ser aún mejor de lo que es.

Y echando la vista atrás, ¿fue la decisión correcta en el momento indicado?
Sí, creo que sí. Quizá en el momento la decisión da un poco de respeto, porque es bastante arriesgado cambiar de país. Pensamos que Estados Unidos es occidental, que la cultura es parecida a la nuestra, pero llegas aquí y hay muchas cosas distintas. Luego, es un país tan grande que, dependiendo del estado donde vivas, cambia muchísimo. En un primer momento fue duro, por todos los cambios a nivel de vida, de día a día. Crees que sabes inglés, pero oyes el acento tejano y dices ‘Dios mío, no entiendo nada’. O abrir una cuenta en un banco. Cosas que en España tienes tan asumidas que cuando cambias de país, te das cuenta que hay dificultades en todo. Ha sido un camino difícil, echo mucho de menos a mi familia, mis amigos, la comida, estar en Barcelona y Pamplona, mis ciudades de referencia, etc. Pero por otro lado tengo esta oportunidad; entonces sí merece la pena poder hacerlo.

Llegada allí, ¿cómo empieza tu camino en los Estados Unidos?
Aquí en Estados Unidos es diferente, porque en España tú entrenas a un equipo y ya está, pero aquí los entrenadores tenemos hasta 3 o 4 equipos en las academias de fútbol base. Entonces lo primero que me llamó la atención es tener que entrenar a cuatro equipos… ‘¿cómo voy a hacerlo?’ (ríe). Eso conlleva que tienes que aprender a separar el tiempo, a dedicar un determinado momento a un equipo y otro. A nivel futbolístico, destaco el volumen de entrenamientos y partidos. Todos los fines de semana hay partidos, o torneos, apenas se para dos semanas en verano y no tienes vacaciones como en España. Siempre hay competiciones y eso me hizo cambiar el chip de diferencia en volumen.

Hablas de esta etapa de trabajo con categorías inferiores en el Rise Soccer Club y Houston Dash y también con las selecciones Sub15 y Sub17 de Estados Unidos. ¿Te veías ya pegada al fútbol formativo?
La suerte que yo tuve fue que este verano cambio al FC Bay Area. Ahí, en California, el nivel de fútbol es increíble. Para mí, fue un salto muy cualitativo y creo que eso me ayudó a dar el siguiente paso. Dicho esto, yo siempre he querido entrenar profesional y creo que soy mejor entrenadora con jugadoras un poco más adultas. Quizá porque mi debilidad a nivel de entrenadora es la táctica. Entonces cuando entrenas a jugadoras más adultas y con más conocimiento, es más fácil poder hablar con ellas y enseñarles el tema táctico. 

Houston Dash

Tras unos años en Houston, como dices, este pasado verano te vas al FC Bay Area. Un nuevo cambio.
El hecho que la Federación me llamara para colaborar con la Sub15 y la Sub17, me hizo ver el nivel de las selecciones estadounidenses y ver que el 75% de las jugadoras que acuden a estas selecciones de base proceden de clubs de California. Entonces yo quería ir allí, donde están las mejores, porque quiero ser la mejor y entrenar a las mejores. Fue un cambio muy bonito, por la zona también. California es maravilloso y hay mucha influencia de hispanos en California. Eso hace tener unas características peculiares a nivel de soccer, que en otros estados no tienen. A nivel de intensidad, de fútbol de calle que los estadounidenses no tienen.

Y antes de entrar a la actualidad, ¿cómo evoluciona Natalia Astrain como entrenadora desde su llegada a Estados Unidos en 2017 hasta fichar por Kansas City?
Creo que he evolucionado en la adaptabilidad. Sí que mi ADN como entrenadora es absolutamente Barça, ese juego de combinación, posicional. Pero el salto al Atlético de Madrid me hizo aprender el rol de segunda entrenadora y ver otro estilo de fútbol, quizá un poquito más directo y agresivo, cosa que me ayudó para venir aquí, donde el potencial físico manda. A partir de ahí, puedes ser más o menos táctico, más o menos técnico. He ganado en adaptabilidad, he conocido de cerca cómo trabajan las selecciones de Estados Unidos y eso me ayuda a compaginar mi estilo de fútbol, con lo que ellos hacen. Si vienes con una mentalidad muy cerrada, a tratar de imponer lo tuyo, te chocas contra una pared. Estás trabajando en el país donde son potencia del fútbol femenino Mundial, creo que es importante ser abierta a nuevas ideas.

Y ahora, pocos meses después, debutarás en la NWSL de la mano de Kansas City. Llegados a este punto, se puede decir que te gustan los retos.
(Ríe) Me encantan los retos. Siempre hago la broma de ‘¿qué es la zona de confort? Yo nunca he estado en eso’. La oportunidad de Kansas es una de esas que pasa una vez en la vida y, si dices que no, no sabes si va a volver a pasar. Tengo mucha curiosidad como entrenadora y me gusta aprender. Eso me hace intentar ser mejor cada día. Me encanta trabajar en un país y en una segunda lengua. Sí, llevo ya tiempo, pero pienso en castellano y la forma que tenemos de definir muchas expresiones en fútbol, ellos no las hacen. Piensas que traduciéndolo directamente te van a entender, pero luego descubres que lo dicen de otra forma. Tienes que aprender las especificidades del inglés para el soccer.

Todos tus destinos los has elegido porque era la mejor oferta, porque estás familiarizada con la manera de jugar, por ir a un sitio concreto, porque quieres aprender un estilo nuevo… ¿qué tiene preferencia?
Soy una persona que me muevo mucho por valores. Si creo que eso no conecta conmigo, da igual lo que me ofrezcan. Estando aquí en Estados Unidos, he tenido ofertas de selecciones de otros países, de fútbol base o de otros equipos de primeras divisiones y he dicho que no, porque yo quería seguir aquí. Sí que he tenido la suerte de poder elegir los destinos. Ahora tengo el proyecto de Kansas, que no es que te llame un equipo profesional y digas que sí, sino que el proyecto que hay detrás es lo que me llama la atención. Es una idea de fútbol y un modelo de juego que conecta muchísimo con lo que es mi ADN como entrenadora.

Has hablado de sueño al irte a Estados Unidos y ahora tus valores a la hora de elegir proyecto. Yendo por este camino, ¿es tu objetivo convertirte en primera entrenadora de la NWSL?
Mi objetivo primero es intentar ser mejor, aunque suene a tópico, pero yo creo que no hubiera sido acertado haber empezado de primera entrenadora en ningún club, porque aquí la logística y casuística de la liga es bastante complicada. El hecho de estar ahora como segunda me va a dar la oportunidad de aprender, de ver cómo va la Liga, de trabajar en un proyecto profesional e ir poco a poco. Si algún día surge la oportunidad, ya lo veré. También tiene que ser un proyecto que conecte y resuene con mi manera de ser. Si aceptas cualquier cosa por ser primera, eso quizá te va a llevar a no ser exitoso. No estoy pensando en dar el paso a primera entrenadora, sería un error mirar adelante cuando tengo que mirar a corto plazo. Pero si surge la oportunidad y yo creo que estoy preparada para ello, ¿por qué no?

Dices, ‘si estoy preparada para ello’. ¿Piensas que ahora no lo estás?
El tema de preparación sería de conocimiento del organigrama de la liga, la logística y casuística. Cómo se compite, las organizaciones, etc. es un mundo diferente a lo que conocemos en España. Creo que necesito ese conocimiento para hacerlo con éxito. Por supuesto, pienso que sí podría entrenar a un equipo, pero prefiero hacer las cosas bien y despacio. A nivel futbolístico creo que sí que estoy preparada, pero realmente estoy en el lugar que quiero y debo estar, ahora mismo no lo cambio; va a suponer un crecimiento. Eso no significa que no confíe en mí y en mis posibilidades. Confío, pero el paso acertado es el que estoy haciendo.

Mantengámonos pues en el presente. ¿Qué te ha sorprendido en este mes que llevas trabajando con Kansas City?
Lo primero es que hace un frío que pela. Yo digo que esto es peor que en Siberia y hago la broma en el club: ‘cuando me llamasteis no me explicasteis esto’ (ríe). Pero están súper adaptados. Entrenamos en pabellones indoor con el campo de fútbol de hierba artificial. Me ha sorprendido también que la gente aquí en Kansas es muy cercana, muy amigable, eso ha hecho mucho más fácil el cambio y la adaptación. A nivel de club, el primer día no te crees lo que está pasando y ves a jugadoras que no sabes si pedirles un autógrafo o empezarlas a entrenar, porque las has admirado toda la vida. Otra cosa que me ha sorprendido mucho es la actitud de las jugadoras, son muy cercanas, están con muchísimas ganas de aprender. Están abiertas a poder hablar con ellas, siempre te van a escuchar y eso me sorprendió muy positivamente.

Natalia Astrain

El 1 de febrero empezaron los Training Camps de cara a preparar la temporada. A parte de esta aceptación de ser entrenadas, ¿qué estás viendo a las jugadoras y qué crees que puede hacer el equipo?
El equipo que viene bastante mermado porque Vero Boquete se ha marchado a Milán, O’Hara y muchas de las internacionales han cambiado de equipo… En la plantilla no tenemos ninguna jugadora que esté en la selección de Estados Unidos, pero eso puede ser positivo para hacer un trabajo de equipo. Entonces, creo que vamos a hacerlo bien, se está haciendo un trabajo muy bueno y noto que la receptividad de las jugadoras. Cuando llegas a un equipo y empiezas a entrenar, notas si vas a poder trabajar bien o no y ellas, la experiencia que del año pasado en el Challenge Tournament fue muy mala. Tenían a Laura Harvey, una grandísima entrenadora, la cambiaron y no fue bien, entonces veo que las jugadoras están ansiosas por hacer una buena temporada. Se están juntando los ingredientes oportunos; esas ganas que tiene el equipo con un nuevo cuerpo técnico que estamos todos súper ilusionados.

Los inicios para la gran mayoría de franquicias, en este re debut de Kansas, suelen ser un poco difíciles. ¿Afecta esto a la preparación de las jugadoras y del cuerpo técnico? ¿Hace mella en vuestras aspiraciones?
El equipo ya pertenecía a Kansas, porque en 2015 y 2016, ganaron la NWSL con Vlatko Andonovski, que ahora mismo es el seleccionador de Estados Unidos. La ciudad ya tenía ese equipo, ahora quieren volver a tenerlo y los propietarios y la ciudad están muy volcados a nivel de publicidad, eventos, etc. Igualmente, todo es nuevo para todos, estamos un poco más desajustados. No vienes a un club, unas instalaciones que ya llevan tiempo; es como tú dices, un re debut. En ese sentido, no sé si podría mermar, pero no es algo que esté trabajado sobre algo asentado; es algo totalmente nuevo. De hecho en las instalaciones donde entrenamos estamos temporalmente, luego iremos a otras, detalles que, por ejemplo, Portland no los tiene. Esos factores quizá puedan influir, pero no lo sé.

Hablando de la liga en global, hay que sacar el nombre de Catarina Macario. Jugadora universitaria en Stanford, California que se va al Olympique de Lyon en vez de a la NWSL. ¿Hay miedo o preocupación a que algunas futbolistas prefieran ir a jugar a Europa y eso devalúe el nivel?
Es una buena pregunta, porque el caso de Catarina Macario ha sido un punto de inflexión. Es la futura estrella y, de hecho, el otro día debutó con la selección de Estados Unidos. Que se fuera a Europa hace ver dos cosas. La primera que el nivel del fútbol europeo está acortando pasos y la segunda el tema económico. Hay poquitos equipos que puedan competir en este aspecto con lo que un Olympique de Lyon puede ofrecer. Esa marcha fue un punto de inflexión y yo sé que hay conversaciones en la liga profesional para intentar cambiar alguna norma de estas de la allocation, intentando que no haya esa fuga. De hecho, Lavelle, Mewis, Press, Heath y Dalhkemper deciden irse allí. Hasta ahora han vivido de esa reputación de ser las mejores, pero ahora, a nivel económico, otros países están apostando más fuerte.

Y para ti, ¿qué objetivos te marcas en esta primera temporada en Kansas City aparte de los ya comentados?
Mis estudios de Psicología hacen que una de las cosas que quizá pueda dominar mejor como entrenadora sea el conectar con las jugadoras. Uno de mis retos es poder ayudarlas, facilitar ese paso por la liga profesional. Por otro lado, el Head Coach, tiene un estilo muy peculiar y lo hace un poco como en fútbol americano; estamos diferentes asistentes para distintas líneas del juego. Yo voy a ser un poquito más responsable de las centrocampistas. Todo ese tema del juego de posición, de tiqui-taca, porque para ellos es tiqui-taca. Tengo ese peso o esa bonita responsabilidad de poder implantar ese estilo de juego en el equipo y trabajar más de cerca, porque hay otra cosa con la que estoy súper contenta. Él delega mucho y me deja llevar sesiones enteras, o en diferentes días con trabajos específicos por líneas. Estoy teniendo bastante protagonismo y estoy en contacto con las jugadoras.

Se puede decir, o hay el tópico, que la defensa se encarga de no recibir goles, las delanteras de meterlos y el centro del campo de que todo funcione bien. Entonces quizá eres la encargada que todo funcione bien.
Al final es un poco el nexo de unión entre la línea de defensa y delanteras, tanto a nivel ofensivo como defensivo y en transiciones. Has de trabajar con las jugadoras para que entiendan las posiciones y cuando se ha de defender o hacer una cosa u otra. Y a nivel ofensivo, imagínate, ser capaces de poder conectar el balón desde la línea de atrás hacia arriba. Es una gran responsabilidad, pero a la vez súper bonita para mí.

Volviendo a tu respuesta hablando del Huw Williams, ¿podrías profundizar en cómo es tu relación con él?
La relación es magnífica, él es una persona muy sencilla y muy cercana. Una de las cosas bonitas y buenas que hace es trabajar mucho en grupo. Hacemos reuniones cada día, organizamos los entrenamientos de forma conjunta, está muy abierto a opiniones. Te hace sentir parte muy importante del equipo, no es el típico Head Coach que hace todo y tú estás ahí para poner conos. Aparte, como le gustan diferentes estilos y a él le gusta también el juego posicional, está muy abierto a mis opiniones, cuando le explico lo que trabajamos en el Barça o en el Atlético, en seguida él está súper receptivo. He tenido mucha suerte de estar en este cuerpo técnico. Suena a tópico, pero yo vine aquí sin conocerle, él me llamó, nunca habíamos trabajado juntos.

De aquí salen dos preguntas. La primera, ¿cómo llega Huw a ti?
El hecho de haber trabajado con la Federación me ha hecho ganarme un nombre y cuando él estaba valorando el cuerpo técnico, hubo personas que le recomendaron que quizá fuera buena idea contar conmigo. También por mi diferente estilo, y con la idea de juego que él tiene, estaba buscando una asistente con esas características.

Y la segunda, ¿cómo reaccionas cuando él te hace caso al hablarle de cómo trabajabas en el Barça o Atlético, teniendo en cuenta de la diferencia histórica entre España y Estados Unidos en fútbol femenino?
Tiempo atrás vienes aquí y te dicen que ‘nanay de la China’. Pero creo que las victorias de la selección española y del Barça y Atlético, la repercusión de jugar la Champions, ahora hace que se mire de otra forma el fútbol femenino español. También el Mundial en Francia y luego que la selección española jugara la SheBelieves; ellos admiran y les gusta cómo juega España, dicen lo está haciendo muy bien y que es una selección de futuro. Gusta ese estilo de juego, pero no a todos, porque te encuentras a muchos entrenadores y clubs que les gusta un fútbol más directo. Has de estar en un sitio donde te valoren y entiendan tu estilo de juego. Podríamos decir que esto es la minoría, como un 2%, pero he tenido la suerte de poder estar en ese 2%.

Simplemente para terminar, para que todo el mundo lo sepa. ¿Cuándo, cómo y dónde podremos ver la NSWL con Kansas City ya como equipo oficial?
Este año el Challenge Tournament fue un éxito, que lo hicieron en una burbuja y fue la única manera de tener competición. Este año se volverá a hacer antes de la Liga, empezará el 9 de abril y luego a mitad de mayo empieza la Liga. Entonces la NWSL retransmite los partidos por el canal de la Liga y luego por enlace en Twitch. Habrá dos opciones de ver la liga, aunque no sea a horas muy buenas para verlo en España, pero tendréis opción y espero que podáis verme, al equipo y a la liga profesional.
MÁS ACTUALIDAD:
VOLVER
Natalia Astrain: “La oportunidad de Kansas es una de esas que pasan una vez en la vida"
FacebookTwitterInstagramYoutube
¡Hazte Futboleras!