FacebookTwitterInstagramYoutube

Ninochka: "Vamos a sufrir en cada uno de los desplazamientos que tengamos, pero lo hacemos con mucha ilusión"

LA ENTREVISTA
23/09/2019 | Andrea Menéndez Faya
Hablamos con Ninochka dos meses después de la tormenta provocada por sus declaraciones en El Chiringuito sobre el Real Madrid y su entrada en escena. Redes sociales, el crecimiento del fútbol femenino en España, la ilusión del Pozuelo de Alarcón y sus planes de futuro sobre la mesa.
Ninochka: "Vamos a sufrir en cada uno de los desplazamientos que tengamos, pero lo hacemos con mucha ilusión"
Mundo Futboleras
La noche del 20 de agosto de este año el Real Madrid no jugaba ningún partido de pretemporada, pero fue Trending Topic Mundial durante seis horas. Varias posiciones más abajo salían las palabras Mapa, fútbol femenino y un desconcertante “Pozuelo”. Nada parecía tener sentido hasta que te enterabas que Ninochka, portera del Pozuelo, había salido en uno de los programas más mediáticos sobre el deporte rey en nuestro país: El Chiringuito. El Tweet duró apenas unos minutos colgado “El Real Madrid ha puesto el fútbol femenino en el mapa”, los pocos que su protagonista tardó en darse cuenta de que habían cortado sus palabras, las habían sacado de contexto y, sin una imagen de apoyo, se las habían adjudicado para soltarla a las hordas tuiteras más elementales. Aclaró lo mismo que había dicho en el programa, pero ya nadie le hizo caso. Decenas de tweets virales, miles de insultos, una noche entera como diana del odio en redes.

¿Qué pasó? 
Ya sabes cómo es esto… ellos están acostumbrados a la polémica, viven de ello, y de cualquier comentario sacan un poquito de jugo, lo mueven de contexto y se convierten en los reyes de twitter. 

De hecho el tweet inicial que sueltan es la frase cortada sin el vídeo. Después ya suben el vídeo, también cortado, pero el jaleo ya estaba en el punto álgido. 
Efectivamente, cortado. De hecho la segunda parte ni la ponen, que es donde me contesta una de las periodistas “hombre, y el Barça…” y le digo: sí, totalmente. Y muchos equipos más. De hecho ni he visto el vídeo otra vez, soy una persona a la que le da mucha vergüenza verse en televisión, pero dije lo que pienso de verdad: creo que es algo súper positivo para el fútbol femenino que entre un equipo como el Real Madrid a escena, al margen de que sea el Real Madrid o no. Siempre es positivo que equipos grandes e históricos se interesen por el fútbol femenino y apuesten por tener su sección. 
Tweet de El Chiringuito con las declaraciones de Ninochka sobre el Real Madrid
A lo que te referías, entonces, era a que se pusiera en el mapa para los medios de comunicación.
Exacto: mediáticamente. Sí que es cierto que hay clubs que llevan muchos años trabajando muy bien este aspecto, pero los medios de comunicación se interesan por las cosas que se han interesado siempre, no por las nuevas. La llegada del Real Madrid ha ocupado portadas, el primer partido del Tacón en liga también, y, sin embargo, el clásico, con un resultado tan contundente como un 6-1, vuelve a quedarse fuera y a pasar desapercibido. Al final el Real Madrid es un club que mueve mucha masa, que mueve a muchos periodistas, tanto para bien como para mal, y su entrada en el fútbol femenino va a atraer a los medios de nuestro país, es inevitable. Y eso fue lo que dije. 

¿Cómo lo viviste tú desde casa? De repente el teléfono explota y tienes miles de mensajes de gente que no conoces de nada insultándote.
Sí que es cierto que hubo mucha gente que reaccionó con insultos y muestras de odio, pero la gente de mi entorno, la gente del fútbol femenino, con la que llevo compartiendo durante tantos años esto que es tan duro y tan bonito, me apoyaron en todo momento y de forma incondicional. Al final la mayoría de aquellos comentarios venían de gente que no había visto fútbol femenino en su vida, que se acaban de subir al carro y que te vienen a dar lecciones a ti que llevas veinte años peleando por esto. 

Y, al final, no dejaban de darte la razón. Hiciste un comentario minúsculo sobre el Real Madrid en un programa que nunca había dado cancha al fútbol femenino hasta que apareció el Real Madrid, y ya fue Trending Topic mundial.
Y, de hecho, se ha demostrado que lo que conllevó este anuncio fue la llegada de muchísima gente que no es de “nuestro mundo”, que no lo ha mamado ni ha luchado por ello cada día y lo ve de una forma distinta, más radical. Nosotras, por ejemplo, que somos de un club pequeñito que peleamos hasta por tener unos minutos más de campo para entrenar o la ropa que nos toca, por sacar pasitos adelante de todo esto, y te ves envuelta por esta vorágine que no te pertenece, en la que se está metiendo el fútbol femenino pero que no es el mundo que tú conoces, y por un lado me da pena. Para mí, lo más bonito que tenía el fútbol femenino era esa pureza. Era el esfuerzo, las ganas, esa lucha. No había tanto odio, estábamos todas luchando por lo mismo. Y con la entrada de este nuevo tipo de espectador, más visceral, corremos el riesgo de perderlo porque su forma de ver el fútbol no es a la que nosotras estamos acostumbradas. 

Se llegó a decir que habías hecho esas declaraciones para ofrecerte al Tacón, sin embargo, por cómo hablas del Pozuelo tu apuesta parece firme. 
Mi apuesta es por el Pozuelo desde hace mucho tiempo ya. Además, soy una persona que está casi al final de su carrera deportiva ya. En su momento ya tomé este tipo de decisiones, creí conveniente mantenerme en un perfil más bajo y poder llegar a otras cosas: poder estudiar, trabajar, tener “un poco más de vida” por decirlo de algún modo. No tengo en mente estar en Primera División, pero, sobre todo, mi apuesta por el Pozuelo es ya desde pequeñita. 

Empezaste como jugadora de campo aquí.
Sí, mis primeros pasos en el fútbol fueron como jugadora.

¿Y por qué te fuiste a la portería?
Problemas de crecimiento, dolor de rodillas… el médico me dijo que dejara de jugar y yo solo pensaba: cómo voy a dejar si yo lo que más quería en el mundo (y esto me sigue pasando) es jugar al fútbol. Y en ese momento no teníamos portera, así que tomé la decisión. Alguna pararía, ¿no? Y por lo menos podría seguir disfrutando con las compañeras, seguiría en el ambiente del fútbol que era lo que más me gustaba. Y le cogí el gusto. Salió bien y me quedé. 
Plantilla del Pozuelo de Alarcón temporada 2018/19

Tenéis uno de los presupuestos más modestos de toda la categoría Reto Iberdrola, ¿cómo afronta un club humilde como el Pozuelo la nueva competición?
Ante todo con mucha ilusión y mucho trabajo. Tenemos un grupo muy unido, disfrutamos mucho el tiempo juntas, pero sobre todo tenemos un cuerpo técnico que se esfuerza muchísimo por sacar todo esto adelante. Sabemos que va a ser un año complicado, que va a ser un año muy duro, de hecho en este último partido contra el Sporting (2-1 para las rojiblancas) se ha visto que no va a haber ningún partido fácil, vamos a sufrir en cada uno de los desplazamientos que tengamos. Pero lo hacemos con mucha ilusión. 

Esos desplazamientos quizá sean la parte más dura para la gente que trabaja, que estudia…
Es muy duro. Para salir rumbo a Gijón tuvimos que estar esperando a gente que terminaba tarde de trabajar, salimos justas de tiempo para poder meternos cinco horas de viaje a Asturias, llegar a las once de la noche, cenar súper rápido para irnos a descansar, estar en la cama a la una de la madrugada porque es inviable hacerlo antes, despertarse temprano para jugar a las 12…

Se pide tal vez una profesionalidad a las jugadoras sin ofrecerles unas garantías por parte de la Federación para que esa profesionalidad pueda cumplirse y podáis dedicaros a esto en exclusiva.
Y por parte de los clubs también. Al final la Federación te obliga a tener un mínimo de cuatro fichas profesionales, ¿y el resto qué? Y, bueno, esas cuatro fichas también van con trampa porque la obligación va con una retribución mínima, con muy pocas horas cubiertas. La sensación es que se está intentando dar una imagen irreal, o que al menos en los clubs de a pie no notamos. 

Porque en los clubs más modestos toda esta adaptación express cuesta mucho más.
Sí. Nuestro club, por ejemplo, siempre apostó muchísimo por el fútbol femenino, pero todo esto le está costando. Te exigen cosas que son un poco difíciles de cumplir con los recursos que tenemos.

A nivel personal, ¿en qué momento dices “hey, esto está cambiando, hay una apuesta real por el fútbol femenino en España”?
Creo que ha sido algo más bien progresivo. Ha habido un cambio mayor a nivel prensa y repercusión en los equipos grandes, y me imagino que el cambio para ellas ha sido más brusco, pero a nuestro nivel no es tanto como parece. Las cosas en el Pozuelo siguen siendo prácticamente como eran. He estado jugando fuera de España, en el Rayo, en otros equipos… pero mi casa es el Pozuelo, y si echo la vista atrás no han cambiando tanto las cosas. Ojalá lo notemos pronto, pero de momento siguen casi igual.
 
Como protagonista del juego, ¿cuáles crees que serían los siguientes pasos a dar para que el crecimiento no se detenga?
Tiene que haber un trabajo muy grande por parte de los clubs, y totalmente apoyado por la Federación. Tiene que mostrarse una apuesta real por su parte, darles herramientas a los clubes, sobre todo a los pequeños, para generar unas bases en las que las jugadoras notemos diferencias sustanciales. Y todo esto pensando en las generaciones que vienen después, porque al final muchas de nosotras enfocamos esto como un trabajo para las que vengan detrás, para esas niñas que vemos entrenando cuando llegamos media hora antes al entrenamiento y piensas “aunque solamente sea por ellas…”. Al final tenemos que seguir trabajando todas juntas en esa línea, en mejorar el futuro. Pero para eso los clubes necesitan otro tipo de herramientas, no solo económicas: herramientas de gestión. Que les apoyen y les enseñen a cómo hacer las cosas bien, a cómo hacer grandes a los clubes pequeños. 

¿Crees en ese plan que tiene la Federación para que España sea potencia mundial de fútbol femenino en cinco años?
Tenemos mucho potencial. El fútbol femenino español -y esto se ha visto en las categorías inferiores de la selección- tiene un potencial increíble. Y esto no supone más que recoger los frutos de los que lo han hecho bien hasta ahora. Cada vez hay más cuerpos técnicos mejor preparados, las niñas desde pequeñas se empiezan a formar en unas condiciones muy buenas. Me acuerdo que cuando me hice portera, mi padre –que es muy futbolero- se iba a la biblioteca y cogía un par de libros sobre entrenamientos, y antes de llevarme al campo me llevaba con él una hora y media por ahí a echarme balones y a inventarse ejercicios para que aprendiera a ser portera porque el entrenador que teníamos en aquel momento era un señor que se había ofrecido a serlo, pero que no tenía ninguna formación para ser entrenador. Las niñas de ahora están recogiendo esos frutos del cambio, de que haya gente en los banquillos mucho mejor preparada que hace unos años. Ahora se enseña de verdad. Y sí que creo que dentro de unos años los frutos serán mayores y todo el esfuerzo de las que vinieron antes, de las que estamos ahora y de las más jóvenes va a traducirse en mucho éxito deportivo. 

Antes decías que estás ya en la última etapa de tu carrera deportiva. Cuando cuelgues los guantes, ¿te veremos en algún banquillo o despacho?
Realmente nunca me he querido enfocar a ser entrenadora. No es algo que me apasione y soy una persona que necesita que las cosas le apasionen para poder hacerlas con gusto y disfrutarlas. Pero sí que me siento cómoda luchando por los derechos de mi equipo y me encantaría seguir haciéndolo. No necesito despacho, lo puede decir el presidente, soy más bien una “mosca cojonera” que va detrás de quien haga falta currándoselo para dar, aunque sea, pasitos pequeños. Y sí que me gustaría seguir ligada al fútbol cuando mi etapa deportiva termine (si es en el Pozuelo mejor) para las generaciones que vengan. 


Al espectador medio de fútbol -y en esta globalización de los últimos tiempos esto incluye al espectador de fútbol femenino- se le enseña que el futbolista es un robot. No permitimos que piensen, sientan, ni mucho menos opinen. El futbolista tiene que vestir la camiseta, a poder ser con honor y entrega. Marcar goles o evitarlos, equivocarse como mucho un par de veces por partido, solucionar los errores de los demás, sumar los puntos de tres en tres, ganar títulos, y cuando eso acabe, ducha, a casa y calladito. Durante veinte años Ninochka cumplió el papel a la perfección, sin embargo, fue noticia el día que tuvo a fe ir a un programa mediático pensando que sería bueno para el fútbol femenino en general y para el pequeño club al que considera su casa en particular. Quienes la ridiculizaron, insultaron y expusieron de forma cruel por un comentario sacado de contexto y manipulado terminaron por darle la razón: mediáticamente el fútbol femenino, desde este verano, es otro. Y hemos recibido una larga lista de invitados a disfrutar del espectáculo. Por el bien de las que vienen, a las que hay que enseñar y cuidar, que sean los que se unen los que se adapten a nuestras normas y nuestros valores. El fútbol femenino es otro rollo. Lleva en el mapa mucho tiempo, sí. Pero está ahí y ha logrado enganchar a millones de espectadores en todo el mundo porque era diferente. Que no nos lo cambien.
MÁS ACTUALIDAD:
VOLVER
Ninochka: "Vamos a sufrir en cada uno de los desplazamientos que tengamos, pero lo hacemos con mucha ilusión"
CLUBS ASOCIADOS
Consulta los clubs e información aquí.
CONTACTO
Para poder ayudarte e informarte aquí.