Mejor VISIBILIDAD para ELLAS
SUSCRÍBETE

Reto Iberdrola y Primera Nacional: los olvidados

ACTUALIDAD
29/08/2020 | Redacción
Futboleras habla con clubes de Reto Iberdrola y Primera Nacional para conocer de primera mano la incertidumbre ante la ausencia de protocolo y la vuelta a la competición... si la hay.
Reto Iberdrola y Primera Nacional: los olvidados
Getty Images
La delicada situación del futbol femenino español no hace más que empeorar. Esta semana se producían las primeras reuniones para desbloquear la situación en las que nadie, salvo RFEF, parece salir contento. La Real Federacion Española de Fútbol emplazó al Consejo Superior de Deportes a sugerir un protocolo coordinado para todo el deporte no profesional, tras prometer el 10 de junio que estaba trabajando en la reanudación de la Primera Iberdrola con un protocolo sanitario acorde al momento, y anunciar el 15 de julio el calendario de la competición, que arrancaría el próximo 5 de septiembre. Hartas de esperas y mentiras, las jugadoras de Primera Iberdrola lanzaron un comunicado a través del sindicato mayoritario AFE reclamando, por una parte, que se las trate de una vez como profesionales –algo que también ha pedido la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino al CSD formalmente- y también el anuncio inmediato del comienzo de la competición. La liga de fútbol femenino española es hoy en día la única sin fecha para comenzar, lo que nos retrasa a la cola mundial de este deporte en una temporada que estaba llamada a ser la que nos pusiera en los primeros puestos. 

Comunicado AFE

La primera propuesta del borrador del CSD, filtrada públicamente y a la que Futboleras ha tenido acceso, supone un gasto directo a los clubes entorno a los ciento cincuenta mil euros, no solo en pruebas PCR sino también en contratación de personal y aumento de medidas de seguridad –habitaciones privadas, desinfecciones-. En esta propuesta, que no es más que un borrador que habrá que modificar en base a la situación y demandas de varias federaciones, está el famoso anexo 5 por el que AFE ha montado otra revolución: el de las categorías absolutas. El protocolo que diseñará el CSD será para todo el deporte no profesional de carácter nacional. El anexo 5 recoge únicamente las categorías absolutas –y tercera división masculina, que RFEF ya ha pedido sea retirada- y es esta lista de competiciones en las que será de obligado cumplimiento la realización de una PCR 72 horas antes de cada encuentro y 50 más de forma aleatoria a lo largo de la temporada. El protocolo que ha de diseñar el CSD partiendo de este borrador no excluye a la categoría de Reto. Las recomendaciones y pautas en él establecidas serán de aplicación a todos los deportes no profesionales de categoría nacional. La no aparición de Reto en el anexo 5 se debe a dos motivos principales, el primero, lógicamente, que no es una categoría absoluta como marca el título. El segundo, que la situación económica de Reto no permite la obligatoriedad de la realización elevada de pruebas PCR. Si bien serán recomendadas, es la RFEF como conocedora máxima –se supone- de la situación de las competiciones que de ella dependen la que establecerá en su protocolo la obligatoriedad o no de esas pruebas. No el CSD. El CSD solo puede sugerir la obligación de realizarlas en las categorías absolutas. Y este es el problema de encargar a un organismo externo, por muy superior que sea, la organización de tus competiciones sin ofrecer un documento propio.  

Pero la desidia en las funciones de la Real Federación Española que ha tenido siete meses para elaborar un protocolo, puesto que la situación del Covid-19 era de sobra conocida, no termina aquí. La gran olvidada es la Primera Nacional: nadie parece reivindicar los derechos de las jugadoras y equipos de los siete grupos de la categoría. El fútbol español se ha olvidado de la cuna del talento. El año pasado se creó Reto con los equipos punteros de esta categoría que hoy ni siquiera se nombra, para la que no parece haber inicio, protocolo, esperanza ni vía de competición. En palabras de Enric Taberner, del UD Collerense, entrevistado en este reportaje: Sobre todo, pedimos información, ha pasado ya más de un mes desde que se dijo que se comenzaba el 27 de septiembre. Y hasta ahora, no hemos tenido ninguna notificación, ni ratificación. 

En Futboleras hemos querido dar voz a varios equipos de Reto Iberdrola y Primera Nacional para saber cómo están viviendo la incertidumbre del fútbol femenino español, lejos del foco, de la viralidad y las lógicas preguntas de Primera Iberdrola. Al fútbol femenino español se le ha salido la cadena cuando entraba en recta de meta. 


CD Salamanca y Gijón FF


El Covid-19 ha cambiado las reglas del juego. El fútbol femenino aún sin fecha para comenzar la competición y categorías como Primera Nacional a la deriva. El protocolo sugerido por el Consejo Superior de Deportes exige a los clubes seguir ciertas medidas de seguridad, que en caso de aplicarlas en la tercera división de nuestro fútbol femenino, casi duplicarán el gasto de los clubes.

El protocolo sobre el que se está trabajando para Primera Iberdrola, es inasumible para la mayoría de los clubs de Primera Nacional. Los costes añadidos son de unos 100 mil euros, si ahora mismo la primera división no puede asumir eso, entonces ¿cómo estamos los clubs de nuestra categoría?”, señala Manuel Iglesias, presidente de CD Salamanca. 

Exámenes PCR, Delegado de Cumplimiento del Protocolo, Responsable de Higiene, entre otras, son algunas de las medidas que deberán asumir los clubes de cara a la nueva temporada. “No lo podemos asumir, los equipos de Primera Nacional que tenemos presupuesto desde 60 mil euros a los 150 mil euros, y 100 mil euros, en muchos casos significa un 50, 60 o 70 por ciento más del presupuesto. Es inasumible”, agrega el presidente del club de Salamanca. 

Gijon FF

Desde el Gijón FF también se refieren a como afrontarán la temporada: “Desde aquí no vamos a cuestionar ningún protocolo porque está hecho por gente que tiene los conocimientos para desarrollarlo. Lo único que si el protocolo tiene que ser tan completo, teniendo en cuenta la realidad de nuestro club y creemos que la mayoría de los clubes de Primera Nacional, es que las circunstancias no son las adecuadas para empezar la competición y tendría que dejarse para más adelante, porque todas esas medidas para clubes de esta categoría que ya tenemos unos presupuestos ajustadísimos y que llegamos de milagro a poder conseguir los fondos para salir a competir. Todo el coste de estas medidas sería inasumible”, menciona Xosé Estrada, miembro de la directiva del club Gijón FF. 

Gran parte de los clubes de Primera Nacional, si no todos, se enfrentan a una situación que supera su presupuesto. ¿Solución? “Que esos gastos los asuma la institución competente o que se asuma que los requisitos para empezar la competición son inasumibles, con lo cual no debemos empezar. En el club no queremos poner en riesgo a las futbolistas ni al personal técnico”, agrega Xosé Estrada. 

“Veo solo dos soluciones, una que sea la propia federación o instituciones que lo asuman a medias y la otra que no se juegue”, concluye Manuel Iglesias, presidente del CD Salamanca. 


Fundación Albacete


“Nuestra vuelta a los entrenamientos fue muy corta, tuvimos que parar” Dice Miguel Quejigo, del Fundación Albacete. En el club manchego tuvieron que esperar a los resultados de las pruebas PCR para reiniciar la actividad. Entonces, la Federación comunicó la recomendación de parar la pretemporada. Desde ese momento, el Funda está a la espera de más información.

“El planteamiento de la temporada cambia a diario. Empezamos con una idea, tuvimos que parar y pensamos en planificar de forma más individual, creyendo que en poco tiempo íbamos a volver y ahora, de nuevo parados. La verdad que tenemos la incertidumbre de qué va a pasar, sobre todo a nivel colectivo. A nivel individual se puede trabajar y estamos al tanto pero a nivel colectivo no tenemos ninguna certeza de lo que va a ocurrir, ni cuándo ni cómo. Estamos esperando a que terminen de decidirse la Federación y el CSD y que, al menos nos digan algo. Si no se juega pues planificaremos otra cosa distinta pero si deciden que se juega pues que nos expliquen bien para ir planificando”

La situación deportiva, como en el resto de equipos, no es lo único que preocupa en el Funda. Por encima está la sanitaria y, en un omnipresente segundo plano, la situación económica:

“Realmente, creo que no habrá muchos equipos que puedan hacerse cargo de los gastos que pueda suponer el protocolo. Nosotros calculamos que durante la temporada, el gasto sería de unos 60.000/70.000 euros en tests que, según tenemos entendido, la Federación no se haría cargo de pagar, y estamos a la espera de que el CSD diga si podrá hacerse cargo o no. Ya te digo que no solo en Reto, tengo conocimientos de equipo de Primera Iberdrola que tiene el presupuesto justo y van a ver muy complicado el asumir estos costes. 
Creo que deberían fijarse un poco en lo que está ocurriendo en LFP. Si la liga pone un protocolo con unos mínimos y unos requisitos y esos mínimos y esos requisitos los subvenciona la propia liga, esa liga puede empezar a funcionar. Si no se ofrecen a ayudar es imposible que impongan esos requisitos y que se empiece esa liga. Es como si me dicen que para competir en Reto, necesito tener un dron de cinco mil euros. Dame opciones para conseguir el dron de alguna forma o no puedo competir en Reto porque es un gasto que yo no tengo por qué asumir si tú me estás diciendo que tengo que asumir ese gasto. Creo que es difícil concebir la competición si no hay esa seguridad” 

La sombra de la cancelación también se asoma en Reto Iberdrola. Ningún club quiere llegar a esa situación, todos quieren jugar, las futbolistas, los cuerpos técnicos, las directivas... pero conforme pasa el tiempo se aventura más y más complicado. La alternativa es adaptarse a la situación, convivir con el virus y arriesgarse. 

“Hay dos formas de afrontar esto: O asumimos que no se puede concebir la competición y hay que cancelarla que es lo que menos deseamos, todos. O asumimos que tenemos que convivir con el virus. Intentando llevar a rajatabla todo lo que nos propongan, asumiendo los gastos y con las ayudas que nos puedan ofrecer, por supuesto. Pero asumir que hay formas de seguir adelante como hacen teatros, cines, restaurantes y demás, con sus respectivos protocolos, siendo muy estrictos. En el caso de un positivo como en el Atlético de Madrid, Logroño, Santa Teresa… establecer cuarentena y más PCR, prevenir en el caso de síntomas… afrontarlo con la mayor normalidad que se pueda dentro de lo que es convivir con un virus”

La alternativa, tal vez, sea esperar. No aventurarse a arrancar una competición en la que nada está claro y hay demasiadas dudas.

“Yo creo que sí va a haber temporada pero antes de 2020 puede ser complicado. Ahora llega la época del otoño-invierno lo que conlleva más constipados y no se va a saber diferenciar bien si son síntomas del coronavirus o una gripe normal… Va a haber muchos rebrotes y muchas dudas de posibles rebrotes. Va a haber una incertidumbre muy grande y esto va a hacer que se alargue un poco más. Creo que sí se va a celebrar la temporada 20-21, lo que no sé es cómo se va a poder afrontar. Quizá lo más sensato es hacer una vuelta, si se ve que es difícil porque hay muchos rebrotes o casos, pararlo e irnos a enero o para cuando se pueda e ir viendo lo que nos depara la pandemia, la competición y todo”

Funda - Collerense


UD Collerense


Para el Collerense, además de todo lo hablado, aparece una nueva piedra en el camino: la adaptación a una nueva competición, el Grupo Norte de Reto Iberdrola, tras la reestructuración geográfica por los resultados del playoff express de ascenso.

“Estamos ante la temporada más difícil de la historia del fútbol, -dice Enric Taberner- por todo lo que conlleva. Al empezar a entrenar, nos hemos encontrado con problemas de todo tipo, tanto a nivel físico como a nivel psíquico. Gestionar y planificar la vuelta a los entrenamiento es muy complicado. Al principio, planificar la pretemporada era misión imposible porque no salía ninguna fecha, entonces planificábamos algo para al cabo de una semana volver a cambiar todo el plan y así, sucesivamente. Hasta que, de repente, nos pusieron una fecha de inicio, el 27 de septiembre. Y así estamos, planificando como si se fuera a empezar. Personalmente no creo que así sea, la verdad. 

Hemos estado haciendo trabajos muy diversificados e individuales, algo que para un deporte colectivo resulta bastante difícil. Lo hacíamos para que ellas no entraran en una rutina de aburrimiento: sesiones de Pilates, yoga… un poco de todo para ir combinando. El caso es que cuando volvemos, el físico está bien pero el trabajo de campo cuesta más y vienen las pequeñas lesiones que te vuelven a frenar, cuando ya llevas cinco meses de parón. La planificación vuelve a modificarse”

Meses de parón competitivo, pretemporadas frustradas, entrenamiento individual, tensión, estrés, las situaciones personales derivadas del confinamiento o de algunas pérdidas… las jugadoras son humanas. Pretender que chasqueen los dedos y olviden el último año para centrarse exclusivamente en el fútbol, en dos categorías que son, además, semiprofesionales, en las que comparten la actividad deportiva con la laboral o estudiantil, es pedirles demasiado. El mayor miedo de los técnicos es cómo se adaptará el cuerpo de las futbolistas a la nueva situación. 

“Con el preparador físico estamos previendo el escenario B o C, incluso. Estamos con un trabajo de preparación para esa fecha (27 de septiembre), aunque con la emergencia que tenemos va a ser difícil que se inicie. Por otro lado, la Primera Iberdrola que es quién nos va a pautar un poco los tiempos. Si empiezan ellas y todo va bien y se cumplen las medidas quizá podremos empezar nosotros pero está difícil. Pero si se empieza la competición, salen casos positivos y se vuelva a parar –que puede ser lo más probable-, arrastrará a todas las demás. Por eso tenemos un plan B en el caso de que tengamos que parar otros dos o tres meses más. 

Y, por supuesto, el tema económico, la inversión necesaria para garantizar la seguridad de las jugadoras: 

Para poder asumir los protocolos sanitarios la Federación tendría que poner bastante de su parte. Ya que estamos en una situación extraordinaria, se necesitan recursos y ayudas extraordinarios. Y si la Federación no está ahí para clubes y jugadoras, entonces, ¿para qué está? Es ahora cuando necesitamos su ayuda. Hasta ahora, por supuesto, se han ocupado de las fichas y de todo lo que conllevas, que está muy bien, pero ahora que los necesitamos, tienen que arrimar el hombro a los clubes más humildes. 

Hemos estado trabajando con los protocolos que nos han marcado hasta ahora, desinfección de material, tomas de temperatura, incluso, el club ha comprado test rápidos para las jugadoras, también haremos aleatorios… Todo esto es un gasto económico que está asumiendo el club, porque el club quiere y, de momento, puede. Por eso, creo que ahora es el momento de que se vea que tenemos una Federación que apuesta por el fútbol femenino y creo que estarán a la altura"
 
La difícil situación de Reto y Primera Nacional viene marcada por la incapacidad de aislar socialmente a las jugadoras, como sugiere el protocolo. 

“Tiene que estar todo más claro que lo que tenemos ahora. No se puede jugar ya no solo con la salud de las jugadoras, sino que en estos clubes tan humildes, muchas jugadoras tienen trabajos o estudios a los que deben asistir presencialmente, o sea que el contacto con otras personas fuera de los entrenamientos y de los partidos, es otro riesgo. Es una rueda.

Nuestra ilusión es que pudiera ir todo bien, lo que nos gusta y nos apasiona es la competición. Entrenar está bien, pero la competición es el gusanillo donde podemos ver la progresión de las jugadoras. No hemos podido tener partidos amistosos, tenemos once jugadoras nuevas que no sabemos cómo pueden desenvolverse bien en el campo porque no las hemos visto.
Como amante al fútbol y como entrenador ojalá que se pueda jugar la temporada. Pero, creo que en esta situación, la respuesta que tenemos que dar todos, aunque suene a tópico, es que la salud es lo primero y si no se asegura la seguridad de jugadoras y cuerpos técnicos apuesto por que no se empiece hasta que haya algo que garantice esa seguridad y salud“.

Seagull: reorganizando el calendario de pretemporada


Fue el segundo club catalán que subió la persiana de la temporada 2020 – 2021, tras el AEM (4 deagosto), y un día antes que el FC Barcelona B (6). Con tranquilidad y calma ha transcurrido el primer mesde pretemporada del equipo de Ana Junyent. Un ojo puesto en el verde y otro en el contexto sanitario que nos encontramos.

No tenemos ninguna información aunque tampoco estamos nerviosas. Más bien ansiosas por sabercuando empezaremos a competir. Confiamos en que se competirá y también creemos que se está trabajando para que sea posible. Mantenemos el ritmo de pretemporada y esperamos que se pueda ver laluz”, valora la entrenadora de las 'gavines'.

A pesar de ello, las de Badalona ya han tenido que moldear su calendario de partidos amistosos previsto. Món Femení Terrassa y Sant Gabriel fueron los primeros 'tests' del verano anotados y ambos cayeron de sus fechas iniciales, aunque se ha podido recuperar el derbi amistoso de este viernes 28 de agosto, en el Estadi.

El pasado miércoles el Seagull recibió una circular de la Federació Catalana de Futbol con la posibilidad de disputar amistosos sin necesidad de superar un test serológico”, nos transmite la entrenadora azulona. Una razón de peso y trascendental que ha desbloqueado la disputa de partidos sin esta estricta norma que ponía contra las cuerdas los amistosos de este verano.

Junyent recalca que “todos los equipos llegarán al inicio de liga en las mismas condiciones, al empezar la pretemporada en las mismas fechas”. “Empezamos a jugar amistosos una semana más tarde de lo previsto pero todos los equipos estamos igual. No sería lo mismo si unos hubieran empezado antes. Las condiciones son idénticas. Lo importante es que haya liga. Si hay equipos que han disputado más encuentros que otro, ya nos iremos recuperando durante la temporada. Esperamos tener calendario lo antes posible en Reto”, matiza.

A pesar del incremento de equipos y la dilatación del calendario de cada jornada, la entrenadora del Seagull confía en que “se respetará el calendario previsto de la mejor forma posible”, aunque “estamos a expensas de la covid”. “Pueden haber casos de covid en los equipos y debemos convivir con ello y hacer la vida lo más normal posible y siguiendo las medidas de seguridad que tocan”.

Por otro lado, el gasto de cualquier obligación en materia sanitaria (test serolgóico o PCR) es un desembolso con el que “no se cuenta”: “Estaría bien que se subvencionara por la Federación, pero no somos los clubs los que decidimos al final”.

Sant Gabriel: un madrugador sin hoja de ruta


Con menos información y hoja de ruta que un oso pardo en el Ártico se encuentra el CE Sant Gabriel. Las novedades que tiene el equipo de Sant Adrià de Besòs son entre nulas, y nulas. Ha sido de los equipos del grupo III de Nacional más madrugadores en iniciar la pretemporada. Conscientes de que escaseaban las noticias en cuanto al inicio del curso pero aún han mantenido firme su calendario previsto.

Hasta hace una semana, al conjunto de José González les habían caído los tres amistosos de pretemporada previstos aunque, de la misma manera que sus vecinas de Badalona, han podido recuperar el duelo ante el Seagull. Por lo demás, se deberán ir recuperando paulatinamente más bolos de pretemporada. Sin la novedad de cuándo se iniciará la liga, con qué formato, ante qué equipos y de qué manera. Un vacío de competición absoluto. La liga más abandonada de todas.

“Hay mucha incertidumbre. Nosotros hemos hecho una previsión con la idea de que se inicará la temporada entre finales de septiembre y principios de octubre. Trabajamos bajo especulaciones e hipotéticos casos. Las jugadoras son conscientes de la situación y llevamos esperando más de un mes que la RFEF se pronuncie”, afirma González.

En esa misma línea, y ya en materia deportiva, el Sant Gabriel será uno de los equipos a tener en cuenta de Nacional y que peleará por ascender a Reto Iberdrola, si las circunstacias así lo permiten. “Será una temporada muy larga y no precisamente en cuanto a juego. Es una lástima porque la planificación del año, los objectivos marcados son muy ilusionantes y tenemos un plantilla ilusionante y nos gustaría poder demostrarlo en el verde, después de finalizar un año que también lo era”, reconoce el entrenador gabrielista.


Sant Gabriel


10 de junio, esa fue la fecha en la que Jorge Vilda, en nombre de la Real Federación Española, salió en un vídeo tranquilizando a la opinión pública tras la filtración de la reestructuración de la Primera Iberdrola en dos grupos. Hoy resulta ser la alternativa propuesta para la máxima categoría de nuestro fútbol femenino, que se había colocado a la par de las élites europeas y ahora tendrá que verlas desde la distancia gracias a una gestión tardía e ineficiente. En toda Europa hay Covid. Pero en toda Europa las Federaciones de fútbol se han puesto a trabajar desde el primer momento: para terminar sus ligas al inicio de la pandemia y para organizar la siguiente temporada este verano. Es lo que tiene, también, tener ligas profesionales. Algo que aquí no se producirá mientras la RFEF pueda sacar tajada económica. 

En ese mismo vídeo, anunciaba que la Comisión de Fútbol Femenino estaba avanzando en el calendario, que pronto daría la fecha de inicio de la temporada y que estaba todo correctamente organizado, con mucho trabajo y mucha ilusión, incluído el protocolo de vuelta a la actividad competitiva. El 15 de julio publicarían un calendario de Primera Iberdrola en el que asombraba el exceso de concentraciones de la Selección en un entorno apretado: cuatro competiciones, dieciocho clubes. La fecha de partida: 5 de septiembre. No se cumplirá, pese a seguir publicado en la web de la Federación como fecha y calendario válidos. La RFEF se comprometió a presentar el protocolo definitivo apenas 30 días antes del inicio de liga, provocandouna retemporada express. Segunda pretemporada para muchos. Con los problemas físicos y mentales que arrastran las jugadoras en estos momentos. Unas jugadoras en las que parece que ningún dueño de silla de despacho de Las Rozas piensa. 

Lo que ha hecho la RFEF es una negligencia absoluta para todo el fútbol no profesional. En primer lugar, por dejar al CSD la responsabilidad de organizar un protocolo que ya tendría que estar hecho en julio. Y ahora, por pretender que, además, sea el propio organismo gubernamental el que pague la fiesta. Decirle a los clubes que no hay dinero para PCRs después de las ruedas de prensa anunciando 20 millones exclusivos para fútbol femenino al inicio de la temporada 2019/20, los 40 millones de la Supercopa de Arabia Saudí que Luis Rubiales dijo en enero que serían para fútbol modesto y femenino, aceptando el fondo COVID de FIFA de 500 mil euros por federación para fútbol femenino, y tras firmar el Pacto de Viana para conseguir que LaLiga le regale a la RFEF 58 millones de euros más de lo pactado, más los 2 millones que cedía a la ACFF y que pasó a gestionar la RFEF en una maniobra de dudosa moralidad, es un insulto a los clubes y al fútbol femenino en general. 

¿Dónde está el dinero que la RFEF se comprometió a dar, directa, pública y expresamente, al fútbol femenino español? ¿Cómo pretende la RFEF que los clubes más modestos de nuestro fútbol puedan salir a competir con un desfase presupuestario que les supone el 200% de gastos en el caso de los clubes de Primera Nacional? ¿O van a permitir que las jugadoras de las categorías de Reto y Nacional salgan a competir sin seguridad? ¿Acaso no se contagia igual una futbolista del CD Badajoz que una del Atlético de Madrid? ¿No sufre igual? ¿No merece disfrutar con seguridad del deporte que ama?

¿Cuándo vamos a profesionalizar la Primera Iberdrola para que, al menos, ellas, las de arriba, dejen de sufrir esta discriminación?
MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
Reto Iberdrola y Primera Nacional: los olvidados
FacebookTwitterInstagramYoutube