FacebookTwitterInstagramYoutube

Rubén Jiménez: "El fútbol femenino es el fútbol en esencia"

LA ENTREVISTA
10/09/2019 | Andrea Menéndez Faya
Entrevista a Rubén Jimenez, entrenador del CD Parquesol horas antes de su debut en Reto Iberdrola.
Rubén Jiménez: "El fútbol femenino es el fútbol en esencia"
CD Parquesol
Rubén Jiménez tiene la mirada limpia y clara, como las ideas sobre el fútbol que le gusta practicar. Nos reunimos con él unas horas antes del debut del Parquesol en Reto Iberdrola, partido en el campo 3 de Mareo con el Sporting “Es el de fibra de coco, ¿no? Una pasada, ojalá todos pudiéramos tener algún día esas instalaciones”. En eso no hay color, se lo hemos escuchado a todos los entrenadores de todos los equipos que visitan Mareo. Se pide un zumo, se concentra y el tono pausado se alarga: 
 
¿Quién es Rubén Jiménez? 
Pues un entrenador de Andalucía que vive en Madrid y entrena al Parquesol en Valladolid. 

Una caminata larga... 
Sí, un paseíto. Todos los días ida y vuelta a entrenar y a competir. 

Antes estuviste en la Federación Madrileña, ¿no? 
Seleccionador Madrileño Femenino Sub16, sí. 
Rubén Jiménez dirigiendo un partido
¿Por qué fútbol femenino? 
Al final es diferente. Tiene, ahora mismo, más esencia que el fútbol masculino. El masculino es todo negocio –aunque me guste mucho- pero pesa más el negocio y tiene otros valores. 

Pero, según los pasillos de Twitter, el fútbol femenino sí que es un negocio, una moda metida a calzador. 
Para mí no es ninguna moda. El otro día me preguntaban y decía que el fútbol femenino venía para quedarse. Sobre todo, porque es un deporte que cuando se emite tiene mucha visibilidad. Más que otros deportes como por ejemplo el baloncesto. Cuando pones el fútbol femenino en televisión tiene audiencia. Por ejemplo, en Castilla y León (que es donde estamos nosotros) es el segundo deporte con más espectadores.  

¿Interesa el fútbol femenino? 
Sí, ya no solo que interese, sino que la gente se ha puesto al día. No tanto como con el masculino, pero sí que ves a la gente muy al tanto. Cada vez hay más gente que habla de fútbol femenino, y se acercan y te preguntan: oye, estuve viendo a las chicas el otro día, he visto este partido... ya no es solo una cosa añadida, empieza a ser común dentro de lo que hacemos que la gente se involucre cada vez más. 
 
Pero solo interesa a las mujeres. 
No, no: para nada. Las mujeres forman parte de ello, como es lógico, pero, a parte de eso, los hombres están dentro también. Y a mí me gusta que sea así porque creo que es como debe de ser. Ir todos juntos en el mismo barco.  

¿El fútbol femenino es política? 
De momento no. Pero creo que, como todo lo que crece, acabará entrando. Ahora mismo es más puro. El fútbol femenino es el fútbol en esencia.  
Rubén Jiménez junto a Sandra, jugadora del CD Parquesol
Háblanos del Parquesol. ¿Cómo juegan los equipos de Rubén Jiménez? 
La temporada pasada Parquesol hizo un fútbol que intentaba ser asociativo y dominador del juego, sobre todo con balón, pero principalmente dominador de las fases. Es decir: no vale de nada tener una posesión muy alta y perder 0-1 por una contra. Hay que conocer al rival, ajustarse a su planteamiento (qué jugadoras hay que pueden hacerte daño, a cuáles puedo intentar atacar), y evidentemente sacar partido de todo ello. ¿Qué es lo que más me gusta? Dominar el balón y crear juego asociativo. Pero este año no creo que pueda hacerse todo lo que quiero hacer. 

¿Qué esperamos este año? 
Competir. Que el equipo crezca, que evolucione, tanto cuerpo técnico como jugadoras. Es una nueva categoría, nuevos rivales con perfiles de estructuras fuertes. Nosotros somos un club humilde y a la hora de la competición esperamos estar lo más arriba posible, pero evidentemente mirando a la permanencia.  

La nueva competición ¿está hecha demasiado deprisa? ¿Necesitábamos un tiempo de adaptación? 
Quizá está hecha demasiado tarde. Tenía que haberse hecho antes. Para mí, la antigua segunda división llevaba mucho tiempo necesitando una reestructuración. Ha llegado quizá de una manera precipitada, es verdad, pero creo que es algo que había que haber hecho mucho antes. El nivel que había de Primera División a Nacional representaba un salto muy grande.  

Pero para los clubs más humildes que dependéis de unas ayudas económicas a la hora de poder salir a competir ¿es un poco chapucilla la presión y las exigencias que ha impuesto la Federación en solo tres meses? Adaptar campos, estructuras, plantillas, etc.  
Sí, es cierto que ha sido todo muy deprisa, pero también es verdad que el crecimiento pasa por obligar a los clubes a crecer. Los clubes se tienen que mover, intentar buscar la forma de conseguir esto y aquello para garantizar que compitamos en las mejores condiciones posibles. Al final, a lo que deriva todo esto es a un crecimiento profesional y dentro de la estructura del club tiene que haber una serie de personas con funciones concretas que intenten hacer crecer al resto. Es cierto que a tan corto plazo es muy difícil, prácticamente imposible. Parquesol ha hecho un esfuerzo tremendo en todos los aspectos para poder estar en Reto Iberdrola y poder competir con dignidad. Quizá un margen, un proceso de cuatro años, hubiese sido más positivo. Nosotros hemos conseguido ese margen en algunas cosas, como por ejemplo el campo, que a día de hoy no podíamos obtenerlo a corto plazo. Es algo inviable, no dependía de nosotros poder cambiar todo el campo a césped, gradas, etc  en tan poco tiempo.  

¿Qué necesitamos para crecer? Y no hablo de que el fútbol femenino se ponga al nivel del masculino a nivel de medios y afición, que es una de las grandes falacias que se repiten en redes sociales, ¿Qué necesitamos para ponernos al nivel del fútbol femenino europeo, que es donde queremos estar? 
Para empezar, tenemos que igualar. Y no hablo de las condiciones económicas sino de las condiciones de los equipos: entrenar a horas favorables, que haya cierta prioridad en los horarios de campos, instalaciones y demás. No se puede sacar el máximo rendimiento a una jugadora si tiene que trabajar y luego tiene que jugar a fútbol. No puede entrenar a las 9 de la noche a 2 grados cuando puede entrenar a las 6 de la tarde a 12. Lo primero para crecer es que las condiciones de crecimiento sean las idóneas.  Si un trabajador trabaja en malas condiciones, el lugar de trabajo está sucio, no descanso porque trabajo doce horas seguidas... mis condiciones como trabajador no son buenas y no puedo rendir. Las chicas tienen que tener buenas condiciones porque las jugadoras son lo primero que hay que cuidar.  
Y lo segundo: ya que estamos con esta profesionalización, no pedimos que cobren millones de euros, solo una dotación que les permita vivir del fútbol para poder dedicarse a ello en exclusiva. No puede ser que las jugadoras tengan que trabajar, estudiar, y al mismo tiempo compaginar todo con la práctica del deporte profesional durante toda la temporada, con viajes de diez horas en autobús, jugando un partido, volviendo otras diez horas de autobús... no es posible. Si queremos crecer y evolucionar al mismo tiempo que el resto de países, tenemos que tener las mismas condiciones que ellos. Una evolución positiva en condiciones.  
En material y demás estamos bastante bien, en los campos poco a poco mejoramos, pero el trato a la jugadora es fundamental. Las personas que se dedican al deporte profesional tienen que estar en las mejores condiciones para seguir creciendo, solo así lograremos mejorar el fútbol femenino. 

¿Cómo logramos esa financiación necesaria para llevar a cabo todo eso? ¿Inversores privados, instituciones, una apuesta real de la Federación? 
La Federación tiene que apostar sí o sí, no hay otra opción. Si quiere crecer con el fútbol femenino tiene que apostar por ello. Han dado ya un primer paso, pequeño, pero lo han dado. Y luego están los inversores privados. Hay equipos con patrocinadores muy potentes que tienen un apoyo económico detrás solvente. Es el caso del Barça con Stanley, ¿no? Pues a lo mejor todos los clubes deberían intentar conseguir un Stanley para su proyecto. Pero la gran mayoría, si no todos, dependemos de la Federación. Este año hay una pequeña ayuda que creo que es muy impotante, pero el año que viene si queremos crecer tendrá que ser mayor. El siguiente más y el siguiente más. Lo ideal sería que entrara dinero privado, pero si no entra tendrán que seguir echando una mano porque al final son a quienes más interesa como institución que el fútbol femenino crezca.  

El objetivo del Parquesol este año, entonces, es una permanencia cuanto más cómoda mejor, pero, ¿nos vemos a medio plazo dando el salto a Primera Iberdrola? 
Esto es el pez que se muerde la cola, al final. Parquesol este año viene para la permanencia, si la conseguimos, el siguiente año ya no buscas la permanencia, buscas asentarte. El año siguiente, un poquito más arriba. Para competir en mejores condiciones necesitas mayores ingresos. Con mayores ingresos puedes conseguir otro tipo de jugadoras para luchar por mejores objetivos. Al final, Parquesol es un equipo humilde, necesita toda esa estructura e inversión de la que hablábamos antes para poder crecer, sino, se va a quedar con la permanencia o luchando siempre por no caer. 
 
Y a nivel personal, el objetivo de Rubén Jiménez es... 
Pensar en futuro, para un entrenador, es un poco complicado. Mi objetivo es entrenar este año, salvarnos, intentar disfrutar el primer año de esta nueva categoría porque aquí hay que venir a disfrutar, si hemos venido a sufrir no tiene ningún sentido. Hay que disfrutarla ocurra lo que ocurra. Ya después nos plantearemos lo que tengamos que plantearnos. Para un entrenador es inútil pensar en futuro, en cinco partidos malos te echan.  Así que ahora mismo, la permanencia con el Parquesol y cuanto más alto, mejor. Y de ahí, que el club y yo estemos de acuerdo y nos decidamos a seguir creciendo juntos.  
 

El Parquesol comenzó la liga sumando tres valiosos puntos frente al Sporting de Gijón en un partido con luces y sombras y en el que, por momentos, perdieron la identidad de juego mientras el Sporting intentaba remontar. Rubén Jiménez volvía en coche a Madrid. Decidió no conducir y que otro lo hiciera en su lugar para poder ver el partido grabado. Analizó cada fase del mismo porque su equipo, ya nos lo avisaba, tiene que dominarlas todas. Esta semana volverá a ver la cinta un par de veces más con la libreta al lado. Sacó tres puntos y no se va contento de Gijón. La ambición es el primer paso para crecer. Y este andaluz, residente en Madrid, que entrena en Valladolid, viene a por todas en la nueva Reto Iberdrola.
MÁS ACTUALIDAD:
VOLVER
Rubén Jiménez: "El fútbol femenino es el fútbol en esencia"
Únete a Futboleras