Una buena hidratación, para un mejor rendimiento

NUTRICIÓN
16/10/2019 | Paula Fernández Giménez I Nutrium
Decimos que el agua es vida y en el caso de nuestras futbolistas un factor determinante para conseguir un mejor rendimiento que hay que cuidar tanto en entrenamientos como partidos.
Una buena hidratación, para un mejor rendimiento
Webconsultas
En deportes como el fútbol se suelen producir importantes pérdidas hídricas a pesar de que casi siempre se practica al aire libre. Esta pérdida de agua se origina principalmente debido a la transpiración.

La cantidad de líquidos que puede perder una jugadora de futbol varía mucho de una deportista a otra, por lo que no podemos establecer una rehidratación generalizada, sin embargo, sí se sabe que las pérdidas suelen ser mayores a la reposición, es decir, en la mayoría de los casos no se llega a beber la misma cantidad de agua que la que se pierde. 

La transpiración durante un partido o entrenamiento intenso puede llegar a ser de casi 1litro de agua (la media es de unos 800ml/hora). Esto implica que la reposición debe ser de la misma cantidad y en el 90% de los casos no ocurre. 

También puede ocurrir que se comience un partido con un leve estado de deshidratación, por dos motivos principales:

- No se ha cuidado el aporte de líquidos en las horas previas.
- La deportista no alcanza a recuperar entre sesiones de entrenamiento.

Puesto que la deshidratación puede variar mucho de una jugadora a otra y no podemos saber con exactitud las pérdidas de cada una, la mejor manera de conocer si existe una gran pérdida es controlar el peso corporal antes y después del partido. Si se ha bajado más de un 2% del peso corporal (por ejemplo, una deportista de 60kg pierde más de 1,200kg) esta bajada supondrá una disminución importante en el rendimiento físico.  

No sólo se pone en riesgo la salud sino que en el fútbol, los líquidos influyen de una manera muy completa en el rendimiento, ya que su disminución reducirá la habilidad y agilidad, el estado mental y concentración, y la resistencia. 

Además, al perder agua también se pierden electrolitos a través del sudor, lo que puede acarrear problemas musculares, calambres y aumento del riesgo de lesión. 

En el futbol no es especialmente sencillo consumir líquidos, ya que la mayoría de jugadoras deben limitarse a beber antes del partido o durante el descanso, como mucho pequeños sorbos en momentos puntuales, esto dificulta una correcta hidratación, por eso, puede plantearse (de forma individual) hacer una hiper-hidratación antes de jugar, con un alto consumo de agua y sales en las horas o incluso días previos. Esta recomendación debe ser individualizada, es decir, cada deportista tiene que conocer sus pérdidas hídricas para planificar una estrategia de hidratación. 

Para empezar, lo más sencillo es controlar el peso antes y después del partido y conocer cuáles son las pérdidas para reponer la misma cantidad. Beber abundante agua en la hora previa, al menos 400ml y consumir una bebida isotónica (agua con electrolitos) durante el descanso, en torno a 400ml por lo menos. Si el agua consumida durante el partido o en el descanso es fría, las jugadoras la van a consumir con mayor facilidad que si se hace a temperatura ambiente.
MÁS ACTUALIDAD:
VOLVER
Una buena hidratación, para un mejor rendimiento
¡Conecta con la tribu del Fútbol Femenino!
¿Es para ti?
No lo sabemos.
Lo que sí sabemos es que es para ellas...
Futbolistas, Afición y sus Clubs.
DESCUBRIR MÁS
CONTACTO
Para poder ayudarte e informarte aquí.
FacebookTwitterInstagram
CLUBS ASOCIADOS
Consulta los clubs e información aquí.
ANUNCIANTES
¿Interesado en anunciarte? aquí.