¡Súmate a su VISIBILIDAD!
SUSCRÍBETE

Vero Boquete: “El Barça ha demostrado ser uno de los grandes de Europa y lo único que le falta es coronarse”

LA ENTREVISTA
13/05/2021 | Laura Alberch
Hablamos sobre la actualidad del futbol femenino, y de su primera temporada en el Milan, con una de las pioneras con más experiencia internacional.
Vero Boquete: “El Barça ha demostrado ser uno de los grandes de Europa y lo único que le falta es coronarse”
AC Milan
Vero Boquete (Santiago de Compostela, 1987) se marca un propósito y logra hacer lo que nunca antes se había hecho. La ambición de aquella niña que soñaba con convertirse en futbolista profesional, abrió el camino y rompió barreras en un deporte que, en aquel momento, estaba totalmente masculinizado. La jugadora tuvo claro que, para cumplir su objetivo, era necesario probar suerte en otro país. Y la encontró. Las experiencias en España, Suecia, Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia e Italia han moldeado mucho más que a una futbolista. Una pionera, un referente, una luchadora. En su palmarés destaca la primera Liga de Campeones ganada por una española –en las filas del Frankfurt alemán- y el reconocimiento de ser la única del país en aspirar al Balón de Oro. El futbol para Vero lo es todo. Y, gracias a jugadoras como ella, también lo es para muchas niñas.
 
La futbolista, que ahora viste la camiseta del Milan, nos ha ofrecido su visión global para hablar sobre la situación actual del futbol femenino, pocas semanas antes de disputar la final de la Copa Italia ante la Roma.
  
Tus dos goles clasificaron al equipo y ahora el Milan está a punto de ganar el primer título de su historia. Estás dejando huella también en Italia… 
Estoy haciendo lo posible por dejar huella y por sacar lo mejor de este tiempo en Milán. Ojalá podamos terminar esta temporada con un título. Y, a nivel personal, sería un lujo ganar otro título y en otro país.

En semifinales os enfrentasteis al Inter. El derbi de Milán. En competición femenina, ¿también se vive tan intensamente?
La verdad es que sí. Pero se vivió un poco diferente porque, con la pandemia, no pudimos tener a nuestros tifosi en las gradas. Esa rivalidad se vive en el día a día. Siempre te llegan mensajes y en la calle se nota.

Este fin de semana la Juventus ganó su cuarta liga consecutiva. El Milan lleva tres temporadas en la competición y siempre se ha mantenido entre los tres primeros. ¿Existe una diferencia de nivel y de recursos entre grandes clubes como Milan, Juventus, Fiorentina o Roma y el resto de competidores?
Sí, siempre hay una diferencia en todas las ligas, tanto a nivel femenino como masculino. Hay esos tres que luchan por el título, otros tres que no luchan, pero pueden ser muy competitivos y luego el resto. Juventus, Milan, Fiorentina, Roma y Sassuolo son los cinco más fuertes de la liga italiana. El resto tendrá que dar un salto de calidad para desbancar a los de arriba. 

Antes de fichar por el Milan, habías jugado en Estados Unidos y China. ¿Cómo ha sido tu readaptación a Europa?  
Muy fácil. Ya había jugado en Francia y Alemania. Esta es una competición nueva, pero a nivel cultural no hay grandes cambios. Italia es uno de los grandes países con cultura de futbol. Estoy disfrutando de esta vuelta.

¿Cuál es el estado del futbol femenino en Italia y cómo responde la afición?
Italia está viviendo un proceso que otros países han vivido antes. Italia está en la situación de España hace dos años, cuando empezaba el compromiso fuerte de los grandes. Me ha sorprendido el seguimiento que tienen la liga y las jugadoras, especialmente las de la selección, que son muy reconocidas en todo el país. Se retransmiten casi todos los partidos y se da mucha visibilidad al futbol femenino.

Vero Boquete Milan

Italia, España, Suecia, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, China… Te has empapado de muchos países y de distintas maneras de ver el futbol. ¿Cómo han influido estas experiencias en tu evolución como futbolista?
Yo soy como soy, tanto dentro como fuera del campo, gracias a todas las experiencias que he vivido. Como futbolista trabajas con metodologías diferentes y tienes que adaptarte a diferentes estilos. La exigencia es máxima y te haces más completa como jugadora. Y, a nivel personal, he vivido experiencias de vida fantásticas. Cuando viajas conoces muchas maneras de pensar y esto te da una visión mucho más amplia de todo. Y, hasta que me retire, seguiré intentando sacar todo lo que pueda de todos los sitios.

El desarrollo del futbol femenino es diferente en cada país. Podríamos decir que cada lugar tiene su tempo. ¿Qué características diferencian los países donde has jugado?
Si pienso, por ejemplo, en Suecia, los países nórdicos eran los más avanzados. A nivel social y de mentalidad siempre han sido los más pioneros de cara a la mujer y a la igualdad. Cuando estuve allí, la liga era la más fuerte. En Alemania es tradición y quizás ha sido uno de los países que ha empezado antes en apoyar al futbol femenino. Y, el resto de países, se ha ido moviendo un poquito a partir de esos ejemplos, como Francia, Italia y España y, los últimos dos años, Inglaterra. Destacaría el tema de los países nórdicos. Hace años estaban en la vanguardia y se han quedado atrás porque no hay tanta cultura real de futbol, ni clubes fuertes, y la mayoría de sus jugadoras están en otras ligas. 

En España el futbol femenino se profesionalizará la temporada que viene, después de mucha lucha y reivindicación. Tú eres el claro ejemplo de que, para jugar de una forma profesional, ha sido necesario marcharse…
Sí, no tuve otra opción. Quizás ahora sí que la tendría. ¿Hace un par de años hubiera podido volver a España? Sí. Pero son decisiones personales y lo que he encontrado fuera me ha gustado más. Hace años la única opción de poder ser profesional, vivir de ello y llegar a mi máximo nivel era estar fuera. En España no había una liga profesional, tampoco las condiciones y el nivel. Mi decisión fue fácil porque, realmente, no había otra. 

De hecho, es poco habitual la imagen de una jugadora icónica, que ha crecido en un mismo club y ha marcado una época hasta su retirada. Casos como el de Steven Gerrard en el Liverpool o Xavi en el Barça, que obtuvieron un gran homenaje cuando se fueron. Esto es difícil de ver en el caso de las futbolistas…
Sí, hasta ahora era imposible. Eso está cambiando porque los grandes clubes dan una estabilidad. Muchas veces me he ido del país o de equipos, no por decisión propia, sino porque te quedabas sin el mayor patrocinador y ese equipo no podía competir. A día de hoy hay jugadoras que podrán iniciar su carrera y retirarse al máximo nivel en un mismo club, si eso es lo que quieren. Yo siempre pienso en eso y, por el lado romántico del futbol, me hubiese gustado poder vivir ese momento, de empezar y llegar al máximo nivel en un mismo club. Pero, por otro lado, me hubiera perdido todo lo que estoy viviendo ahora. La verdad es que no cambiaría mi carrera.

¿Dónde te has sentido más profesional?
Estados Unidos. Ya solo por la primera vez que realmente me sentí profesional. Era la mejor liga del mundo y jugaba en estadios con miles de personas. Cosas que, en ese momento, en Europa eran impensables. Pero en mis últimas experiencias en Europa, clubes como Bayern, PSG y ahora el  Milan, te hacen sentir parte de algo grande y que tiene historia.

Vero Boquete Milan partido

Que las nuevas generaciones tengan jugadoras como referentes es fundamental para el futuro del futbol. De hecho, tu misma eres un gran referente para muchas niñas. ¿Crees que está habiendo un cambio en este aspecto?
Sí, sin duda. Las futbolistas tiene mucha más visibilidad, el Mundial de Francia fue todo un éxito en ese sentido y las ligas nacionales siguen impulsando referentes. Hoy en día es muy fácil identificar y reconocer algunas de las mejores jugadoras. Eso es una motivación para todas las que vienen desde pequeñas. Saber que puedes llegar ahí y copiar lo que hacen. Es una satisfacción verlo. Las que estamos ahora, quizá no tuvimos esos referentes, pero siempre los quisimos. 

En tu caso, tengo entendido que uno de tus referentes fue Marta da Silva y acabaste jugando con ella en el Tyresö. ¿Qué significó esto para ti?
No nos llevamos muchos años, pero Marta fue mi gran y único referente femenino. Para mí fue un lujo entrenar con ella a diario. Para mí es la mejor jugadora de la historia. Lo que Marta ha hecho y lo que dejará para la historia ya no se lo va a quitar nadie. Disfruté muchísimo jugando a su lado. 

Ahora suenan mucho los nombres de jugadoras del Barça como Alexia, Martens, Jenni,… Por segunda vez, se han clasificado para la final de la Champions. ¿Crees que es una señal de cambio para el futbol español?
Desde 2015 con el Mundial de Canadá hasta ahora la liga española ha cambiado completamente. España ya no juega para clasificarse. Ahora tienen que luchar por los títulos. Este es el objetivo real y este es el nivel real del futbol femenino español y de sus jugadoras. En los últimos años el Barça ha demostrado llegar a ser uno de los grandes de Europa y lo único que le falta es coronarse. Veremos si es este año. Para mí el Barça es favorito en esta final y puede ser el primer título europeo que, indirectamente, repercutirá en cuanto a la selección española. 

Fuiste la primera jugadora española en ganar una Champions, con el Frankfurt. También llegaste a la final con el Tyresö y el PSG. ¿Qué se siente al formar parte de uno de los mejores equipos europeos?
La Champions es especial y para mí era un gran sueño. Yo he hecho todo lo que estaba en mi mano por jugarla, llegar a una final y ganarla. Ya en unas semifinales sientes algo interno que es diferente. Y, en una final, saber que, pase lo que pase, estás entre los mejores de Europa y directamente del mundo, es especial. Jugar una final es una sensación única para todos los jugadores. Yo he tenido la suerte de vivirla tres veces y, sin duda, es uno de los mejores momentos de mi carrera.

Por primera vez en años el Olympique de Lyon no estará en la final. Hasta hace poco las francesas marcaban mucho la diferencia y los equipos ahora se acercan más a su nivel. Europa está cambiando. ¿A qué crees que se debe?
Creo que se debe a la entrada de los grandes clubes. No era normal que el Olympique de Lyon, que no es ni el mayor club de Francia, tuviese ese monopolio. Ellos han sido los primeros y los que más han apostado. Pero cada vez será más difícil para ellos competir. El poderío económico que tienen clubes como PSG, Barça, Chelsea a nivel masculino, también lo tendrán en femenino. La tendencia en Europa es la de los clubes y el futbol masculino y femenino cada vez será más parejo. Los que estarán arriba en uno, también lo estarán en el otro.

Vero Boquete Milan gol

Desde pequeña ya corrías con la pelota en los pies. Has roto muchas barreras durante tu carrera y eres una luchadora en favor de la igualdad en el futbol. Una muestra que luchando se cambia y se consiguen muchas cosas…
Sin duda. Si no se luchase por cambiar las cosas, yo no estaría en la situación que estoy ahora. Siempre digo que todo lo que he hecho, es la única manera que tengo de agradecerle a todas las que antes han trabajado tanto. Si a mí me ha tocado vivir una situación un poco mejor, es porque otras la han vivido mucho peor. Creo que hay que seguir empujando y demandando cambios. También he aprendido a escoger las batallas. No se pueden pelear ni ganar todas, pero algunas son inevitables. Creo que se está avanzando cada vez más rápido y eso debe ser una motivación para todas.  

A principios de temporada se hablaba que uno de los objetivos del Milan era convertirse en equipo Champions. ¿Tienes previsto quedarte en Italia?
Es una cosa que está en mi cabeza. Yo vine al Milan porque no quería estar más tiempo sin jugar. Terminaba en Estados Unidos y quería ir a un sitio donde pudiera jugar sin esperar hasta enero. Una vez aquí, está claro que siempre quieres formar parte del proyecto. Este año está siendo así. Luchamos por meter al Milan en la Champions por primera vez. Y, a partir de ahí, también hay que ver las intenciones del club. Si lo que quieren es crecer y cuentan con que pueda ayudarles, sería una opción viable. Pero tiene que haber un objetivo motivante y ver que formas parte de algo que tiene sentido. 

Eres una jugadora que le gusta marcar el ritmo, mover y dirigir el equipo. ¿Te veremos dirigiendo, pero como entrenadora?
Creo que al mismo tiempo que decidía ser futbolista profesional, decidía que después sería entrenadora. He tomado alguna de mis decisiones de irme a otro país o permanecer allí por la metodología, el estilo de juego, por un entrenador… Mi carrera me está ayudando a tener más ideas y conocimientos. Espero poder disfrutar del futbol en el campo un par de años más. Después, sin duda, mi destino será el banquillo.

Entrenar un equipo masculino de la máxima división es una barrera que queda por romper…
Sí. Por eso, cuando me preguntan, digo que quiero entrenar. Si es femenino o masculino, me da exactamente igual. Lo que quiero es llegar al máximo nivel. Es evidente que, cómo mujer y persona comprometida con la causa feminista, romper esa barrera sería fantástico. Espero que la primera no sea yo. Querrá decir que otra lo ha hecho antes y esto sería genial. Aunque si tengo que ser la primera, tampoco me importaría, claro.  

MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
Vero Boquete: “El Barça ha demostrado ser uno de los grandes de Europa y lo único que le falta es coronarse”
FacebookTwitterInstagramYoutube
SUSCRÍBETE