¡Suma una mejor visibilidad y comunicación del fútbol femenino con sus fans!
2,50 €/mes

La incansable Vanesa Gimbert

LA ENTREVISTA
21/10/2021 | Marc Andrés i Sanz
Hablamos con la futbolista del Athletic Club, que a sus 41 años está empezando su 23ª temporada como futbolista de la máxima categoría del fútbol femenino español
La incansable Vanesa Gimbert
Athletic Club
El nombre de Vanesa Gimbert (Bergara, 1980) es uno de los más reconocidos en la Primera Iberdrola. La futbolista vasca, a sus 41 años, es la más veterana de toda la categoría y esta temporada 2021/2022 está iniciando su 23ª campaña consecutiva en la élite del fútbol femenino español. En todo este tiempo, Gimbert ha jugado todas las competiciones existentes, lo ha ganado todo a nivel nacional y ha disputado la Champions en diferentes ocasiones. Ahora, en su novena temporada en el Athletic, la veterana jugadora sigue con la ilusión intacta y se mantiene muy centrada en el presente ya que el club de Bilbao ha empezado la temporada de manera sensacional, estando tercero tras siete jornadas disputadas.

¿Es un momento inmejorable para hablar? La liga acabar de empezar, pero de qué manera lo ha hecho para el Athletic
Sí, la verdad es que estamos en un muy buen momento, hemos hecho un buen comienzo de liga, pero esto acaba de empezar. Estamos contentas por ello, pero hay que ir con tranquilidad y sin que se nos suba la cabeza.

¿Hay mariposas en el estómago de ver al equipo en zona Champions?
No creo que ninguna compañera esté pensando más allá del momento en el que estamos. Somos conscientes de que esto es muy largo, aunque está claro que es mucho mejor estar al principio en esos puestos que no estar abajo. Si empiezas con una buena dinámica y sumando puntos, se supone que vas a sufrir mucho menos luego. Cuanto más arriba estemos al principio, las expectativas pueden ser más altas, pero siempre siendo realistas de lo complicado que es cada año. La ilusión, independientemente de estar terceras ahora en la séptima jornada, no nos la va a quitar nadie.

Siendo como dices la séptima jornada, igual es complicado, pero ¿crees que llegará algún momento en el que la mentalidad del equipo será de pelear por Champions? Como pudo ser el año pasado centrarse en no bajar…
Creo que cuando quedaran unas 10 jornadas. Te lo digo así porque no tenemos que fijarnos una fecha, tenemos que ir poco a poco. El año pasado creo que nos ha venido bien y eso lo debemos mantener presente para tener los pies en el suelo, seguir trabajando y lo que tenga que llegar, llegará. Pero hay muchos equipos que van a estar ahí arriba.

Por otro lado, el año pasado el Athletic quedó fuera de la Copa por primera vez en su historia, ¿aquí hay algún objetivo concreto o misma dinámica que en liga?
Sí que es verdad que, en la Copa de la Reina hay una espinita clavada. Pero tenemos que ir igual que con la liga, partido a partido, pasando eliminatorias y a ver hasta dónde podemos llegar. Es una competición que nos hace mucha ilusión y vamos a ver cómo se nos da este año.

Comparando la situación con la del año pasado que comentabas, ¿cuál crees que ha sido la diferencia que tú más has notado?
Creo que la entrada de este cuerpo técnico el año pasado fue de emergencia, de ir a los resultados que eran para salir cuanto antes de esa zona peligrosa en la que estábamos. Este año ha sido distinto, porque ya desde pretemporada han podido trabajar cosas que ellos tienen la costumbre de trabajar, su metodología, todo como ellos quieren.

Hemos dado continuidad a lo que veníamos haciendo, pero sin el agobio que teníamos el año pasado.


Porque, cuando una temporada no va bien, ¿es mejor olvidarla o focalizarse en qué se ha hecho mal?
No hay que olvidarla, al revés, hay que tenerla muy presente. Eso te hace trabajar mucho más, ser consciente de lo difícil que va siendo cada año y en esos aspectos se aprende y se crece mucho más tanto individual como colectivamente. Cuando va todo bien es muy fácil, pero cuando la cosa está más complicada es mucho más difícil y eso se ve en los equipos.

Igualmente, ya desde que entró Iraia Iturregi se notó un cambio. No sé si podrías describir lo que ha pasado este verano para ver esta mejora.
Lo que venía comentando. Trabajar con más tranquilidad aspectos que Iraia o su cuerpo técnico quiere y eso te da más tiempo, haciéndolo todo desde la pretemporada. Hemos dado continuidad a lo que veníamos haciendo, pero sin el agobio que teníamos el año pasado.

Esa entrada de Iraia fue en enero y estarás muy adaptada, pero para una futbolista profesional, ¿qué tan extraño es tener a una excompañera como entrenadora?
Tampoco estoy pendiente de que es Iraia, una excompañera. En el día a día no me fijo ni me doy cuenta de ello.

¿Y a nivel de edad? ¿Eso te hace sentir muy veterana?
Tampoco lo pienso en ese sentido. Evidentemente hay compañeras que son mucho más jóvenes que yo, pero en el día a día no me estoy fijando continuamente en eso. Es más la gente de alrededor que yo. En algunas entrevistas me lo recuerdan y me hacéis sentir más vieja de lo que soy, pero no estoy pendiente de eso [ríe].

Hablando de preguntas que salen en todas las entrevistas. Son 23 temporadas las que sumas en Primera Iberdrola. ¿Cuál es el proceso para convencerte un año más?
Tiene que ver mucho con las sensaciones que yo tengo al acabar la temporada. Está claro que si tú te vas encontrado bien físicamente, ves que puedes aguantar, las lesiones te respetan y estás siendo importante y participando, eso ayuda mucho más a la decisión.

Gimbert
Vanesa Gimbert en un entrenamiento. | Foto: Athletic Club

Por poner un caso hipotético, ¿qué haría que Vanesa Gimbert se retirara? ¿Sufrir muchas lesiones o no participar mucho en los partidos?
No, tampoco tiene que ir ligado a eso. Son más las sensaciones, que cada día te cueste más ir a entrenar, o que las molestias con las que tienes que jugar y entrenar no te compensen; que no te veas a la altura. Si estoy es porque quiero estar y sentir que sumo, no estar por estar.

Dicho esto, no sé si en casa lo has contabilizado. ¿Cuántos partidos crees que has jugado en Primera?
Pues no tengo ni idea. Ni me aproximaría.

Por poner el ejemplo generalizando. 30 partidos por temporada, esta es tu 23ª campaña, saldrían unos 660 partidos solamente de liga…
No está nada mal… [Ríe]

En ese punto, muchas jugadoras más jóvenes dicen que su objetivo es mejorar día a día, luchar por títulos, salvar la categoría, etc. Para ti, ¿cuál es el objetivo de seguir jugando?
Está claro que mis objetivos son muy próximos y a corto plazo. El ir a entrenar, estar en condiciones para el equipo, que las lesiones me respeten, cuidarme mucho tanto en el descanso como en la alimentación, estar disponible para el equipo y ayudar en todo lo que Iraia crea oportuno.

Tengo que disfrutar al máximo del día a día porque queda poco.


Si te pregunto hasta dónde tienes cuerda, entiendo que será hasta donde tu cuerpo y tu mente te muestren que ya no puedes.
Eso no lo tengo pensado ni mucho menos. Está claro que el final está cerca, pero como he dicho, voy muy a corto plazo, el prepararme para el fin de semana y estar en buenas condiciones. Nada más allá.

Si hacemos la comparación de una Vanesa Gimbert debutante y la actual, ¿cuál es la diferencia en lo que es más bonito de una semana de trabajo?
Ahora eres más consciente de muchas cosas. Primeramente de que el final está más cerca y luego la ilusión sí que es parecida o la misma, porque si no, no seguiría jugando. Pero destacaría eso, el saber que tengo que disfrutar al máximo del día a día, porque queda poco.

En ese sentido, hace pocas semanas se vivió en San Mamés un derbi vasco contra la Real Sociedad. Allí se homenajeó a Ainhoa Tirapu. ¿Qué tan importante es para ti ver reconocimientos así a jugadoras? ¿Y en algún momento pensaste que eso te podría tocar a ti?
No, no me veo en ese momento, porque no me puedo comparar con Ainhoa Tirapu. Ella se ha tirado aquí muchísimas temporadas y no creo que esté a la altura de ella. Me alegré mucho, porque con la pandemia, Ainhoa ha tenido que esperar para tener su despedida y que fuese en San Mamés me hizo mucha ilusión. Fue un día muy bonito para ella a pesar de que no pudimos brindarle la victoria.

El Athletic es un club que casi cada temporada está abriendo San Mamés para el equipo femenino. ¿Es algo a lo que las jugadoras se pueden acostumbrar o cada vez que juegas allí lo vives como algo totalmente nuevo?
Cada partido es diferente y así lo vives. También depende del rival y de la gente que venga, pero cada vez que tenemos la oportunidad, lo intentamos disfrutar al máximo porque nunca sabes cuándo será la próxima vez. Sí que es verdad que, afortunadamente, cada vez tenemos más ocasiones de jugar allí y eso hay que intentar disfrutarlo.

Dentro de ese disfrute, dejando de lado los partidos, ¿una jugadora con tanta experiencia adopta un rol profesora, de solucionar todas las dudas?
Depende, la verdad. Para algunas sí, pero para otras no. Tampoco me gusta estar muy encima de la compañera, ni ser “pesada”. Cuando puedo o me piden opinión para ayudar en algo, sí intento estar encima de ellas, pero por lo demás, intento no dar mucho el coñazo, como aquél que dice.
 
¿Y tú? ¿Qué tienes que aprender como futbolista y de quién lo aprendes, después de tanto tiempo?
Se aprenden muchas cosas, hasta de la más joven. Puedes aprender cosas sobre cómo afrontar con naturalidad o sin ser tan consciente de la presión de ciertos aspectos, porque con esa edad no te das cuenta. Por muy mayor que seas, siempre hay algo que aprender.

Quizá es un gran tópico, pero ¿crees que estás aprendiendo más ahora que cuando eras debutante en el Levante?
Pues sí, porque ahora pones más foco en todo, no voy a decir que era jugar por jugar, pero sí que podía jugar un poco de memoria, como te salía de dentro. Antes no era prácticamente consciente, no le daba tanta importancia.

No avanzamos todo lo que realmente nos gustaría


Más allá, a nivel institucional, se dice que el fútbol femenino está avanzando mucho. Una jugadora con tantas temporadas a las espaldas, ¿lo nota?
Sí, sí que es verdad que desde que yo empecé ha avanzado. Quizá no tan rápido como nos hubiese gustado, porque en algunos aspectos avanza como de mentira. Con el convenio tardamos muchísimo, por ejemplo, y no avanzamos todo lo que realmente nos gustaría.

¿Y qué crees que hace falta?
Para empezar, creo que si las cosas se dicen se tienen que hacer, o no se dicen. Muchas cosas no se pueden hacer de la noche a la mañana, pero creo que llevamos muchos años como para que se le de cierta seriedad, la que nos merecemos, para que esto pueda avanzar como toca; somos la primera división femenina.

El éxito de clubes, el año pasado el Barça, o lo que pueda hacer la selección en la Eurocopa del próximo verano, ¿van a influir en lo que pueda pasar o lamentablemente no afectan demasiado?
Creo que debería influir. Tanto selección como los clubes, estamos y están demostrando que nuestra liga es cada año más competitiva, siendo una de las mejores ligas, yo creo. Debería de influir, claro.
MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
La incansable Vanesa Gimbert
FacebookTwitterInstagramYoutube
¡Hazte Futboleras!