¡Súmate a su VISIBILIDAD!
SUSCRÍBETE

Mitos y realidad de la nutrición en el fútbol

OTRA
22/08/2019 | Paula Fernández Giménez I Nutrium
Los mitos y leyendas sobre alimentación siguen muy presentes entre nosotros, a pesar de que contamos con mayor información; el futbol no iba a librarse de este tipo de creencias que no tienen base científica y por tanto, vamos a intentar “desenmascarar”.
Mitos y realidad de la nutrición en el fútbol
Istock
“Los hidratos de carbono deben ser la base de la alimentación de una futbolista”

Es cierto que los carbohidratos son nutrientes fundamentales en este deporte, que exige una alta ingesta calórica, sin embargo, la base de la dieta debe ser la que proporcionan verduras, hortalizas, legumbres y frutas. 
Puede parecer que estos alimentos no sean suficientes para proveer de energía a una jugadora, pero sí lo hacen, puesto que también son ricos en este tipo de nutriente. 

Los cereales como arroz, pasta, pan… son importante, pero no indispensables a la hora de asegurar un óptimo rendimiento físico. 

“Se deben tomar bebidas isotónicas en cada entrenamiento o partido”

Por la duración que tienen los partidos o entrenamientos de fútbol, puede no ser necesario ingerir bebidas isotónicas para rehidratar a la deportista, dependiendo de si consume algún tipo de alimento o suplemento deportivo durante el descanso. 

En muchas ocasiones el agua puede ser suficiente aunque en el caso de la hidratación, se debe individualizar la recomendación. 

“Los suplementos son necesarios para mejorar el rendimiento”

Si la dieta está bien diseñada, una futbolista puede cubrir con sus necesidades nutricionales a través de los alimentos. 
Los suplementos pueden servir de ayuda cuando no se puede conseguir con la dieta, o las circunstancias impiden una correcta alimentación, pero siempre serán un complemento a la dieta, como su propio nombre indica, suplementan, no sustituyen. 

“Si sudas más, perderás más peso”

Es cierto que a mayor sudoración, mayor pérdida de peso, pero está bajada de peso es “irreal” puesto que al ingerir líquidos de nuevo, el cuerpo repondrá estas pérdidas. 

En condiciones adversas de calor o si un entrenamiento se alarga más de lo habitual, la excesiva sudoración puede provocar más riesgos que ventajas, ya que se puede producir una pérdida de sales minerales y por tanto, provocar, en el mejor de los casos, síntomas como calambres musculares. 

“Es necesario consumir alimentos o suplementos inmediatamente después del entrenamiento”

Existe bastante controversia sobre este tema, ya que se recomienda el consumo de alimentos en los 30 minutos posteriores al ejercicio debido a la existencia de la “ventana metabólica”, en la que el organismo es más susceptible de absorber nutrientes y por tanto, favorecer la recuperación, no se ha establecido una duración concreta de esta ventana, que puede encontrarse desde los 30 min hasta varias horas. 

Es importante ingerir alimentos tras el ejercicio extenuante para asegurar una correcta recuperación muscular y evitar hipoglucemias, pero parece no ser necesario hacerlo tan rápidamente.

“El agua con azúcar es efectiva para las agujetas”

Sobre el famoso remedio del agua con azúcar para evitar las agujetas, se trata de eso, una leyenda incierta. Siempre se ha considerado que las agujetas son el daño que produce el acumulo de ácido láctico, incluso la cristalización del mismo, pero en realidad, en los estudios más recientes se ha comprobado que se trata de un dolor producido por menor flujo sanguíneo, y por tanto, una mayor sensibilidad en los vasos a nivel muscular. Por tanto, no vamos a conseguir gran afecto con el azúcar tras el ejercicio.
MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
Mitos y realidad de la nutrición en el fútbol
FacebookTwitterInstagramYoutube
SUSCRÍBETE