¡Suma una mejor visibilidad y comunicación del fútbol femenino con sus fans!
2,50 €/mes

¿Qué está pasando con el Rayo Vallecano femenino?

EL REPORTAJE
11/11/2021 | Araceli Ochando Seva
Las jugadoras recurren a AFE para buscar una solución cuanto antes a la precariedad y el maltrato a las que se ven sometidas, jornada tras jornada.
¿Qué está pasando con el Rayo Vallecano femenino?
Twitter @RayoFemenino
La situación de uno de los equipos con más historia en el fútbol femenino español empieza a desbordarse. Ciertamente, se desbordó hace un tiempo.

El Rayo Vallecano se fundó en el año 1924; el Rayo Vallecano femenino, 76 años después, pero desde siempre ha adoptado lo que se había forjado en aquel distrito, un equipo de sentimiento humilde, de barrio y de familia, que parecía inquebrantable ante los peligros que surgían con los equipos de clase mayor. ‘A las armas’ siempre se escuchaba en el barrio madrileño, en los aledaños de aquel estadio emblemático y con más carisma, probablemente, de toda España. ‘A las armas’ es y ha sido siempre el lema con el que se han enfrentado a todos esos peligros, nunca bajaban los brazos, siempre subían las armas. Nunca han bajado los brazos, siempre han subido las armas. Hasta ahora.
Ha llegado un momento en el que la moral está muy minada, las cosas no son como deberían ser y las armas empiezan a no tener munición.

No ha pasado un año desde aquella historia que salió a la luz y destapó las pésimas condiciones a las que se enfrentaban las jugadoras de la franja. El 8 de diciembre de 2020 se hacía viral la foto de un bocadillo como cena después de un partido de fútbol de élite. Las jugadoras no podían más con aquella situación. Temían lo peor si se encontraban con el descenso. Pero por lo que es y por lo que ha sido el Rayo y por lo que han sido y por lo que son estas jugadoras para el Rayo Vallecano femenino, consiguieron la permanencia. 

Esta temporada, las cosas poco o nada han cambiado, y si han cambiado, ha sido a peor. La temporada pasada ha quedado en una anécdota esporádica y puntual, algo sin importancia después de lo conocido y denunciado por las propias jugadoras junto a AFE: “Las casas que el club ofreció a varias jugadoras del equipo han dejado de ser pagadas por la entidad, de forma que las afectadas se ven en la calle sin ninguna solución posible”. Así se exponía en el comunicado, las jugadoras no solo no tienen que sufrir el descuido si no también el abandono total por parte de su club.

En el comunicado se hace mención a la falta, también, de cuerpo técnico y médico, una figura que, por otro lado, nunca ha estado presente en los banquillos del Rayo. “El Rayo jamás ha tenido la presencia de un doctor en los partidos. Sí han tenido fisioterapeuta, que es la novedad de este año, pero que a título personal es preparador físico y también ejerce de fisio. Tampoco tienen delegado porque la oferta que hacen es precaria”, exponen desde Matagigantes, la web especializada en información del Rayo Vallecano.

"El Rayo femenino jamás ha tenido la presencia de un doctor en los partidos"


La situación se desborda y no paran de llegar problemas a los campos del distrito vallecano, un descenso esta temporada podría suponer la desaparición de la sección femenina, algo que busca el gran culpable de esta trama: Raúl Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano y quien no se ha comunicado al respecto, ni él ni nadie con cierto cargo en el club. 

“Se esperaba una repercusión negativa ya que se conoce cómo actúa este hombre, por impulsos y por fobias, pero, de momento, no ha habido una respuesta ni para bien ni para mal. Todo sigue igual, a nivel de oficinas y de burocracia del club no hay noticias”. 
El presidente de un club al que no representa más que al primer equipo masculino.

NÓMINAS TARDE Y PELIGRO DE QUEDARSE SIN CASA EN EL RAYO FEMENINO


Esta es la realidad de las jugadoras de un equipo de primera división que sigue al pie del cañón en el campo pero que fuera de él, todo mina. 
En el comunicado, también se expone: “[…]no recibimos el documento de las nóminas y cobramos siempre una semana después de final de mes, contraviniendo lo establecido en los artículos 29 y 30 del Convenio Colectivo para las futbolistas de la Primera División femenina de fútbol. […]”. La situación, cada vez se pone más esperpéntica. Cobrar, cobran, claro, pero una semana -a veces, más- y la entrega de las nóminas se hace en la puerta de las oficinas porque no tienen acceso al primer estadio ni a las oficinas del club y ni mucho menos, como ellas mismas exponen también en el comunicado: “No se dispone tampoco de acceso al parking del club, al que sí pueden acceder nuestros compañeros del primer equipo masculino”.

La coyuntura por la que se están viendo sometidas empezó al comenzar la temporada, pero este último mes han visto muy mermadas sus fuerzas. Algo que, al final, acaba afectando dentro del campo. Muchas jugadoras viajaron a Eibar bajo amenazas de sus caseros de que a la vuelta podían encontrarse sin casa, se quedarían en la calle. Alguien que tiene que concentrarse para jugar un partido de primera división, a 5 horas de su ciudad, con los viajes y todas las medidas precarias, le puede resultar casi imposible dar el 100%, sabiendo que a esas 5 horas, que a esos cientos de kilómetros hay alguien que no apuesta por ellas y que les puede dejar sin casa. 

"Desde que se publicó el comunicado, hay jugadoras del Rayo femenino que han vuelto a tener un toque de atención por parte del casero"


“El tema ha traspasado ciertas líneas que nunca deberían traspasarse. La falta de medios para entrenar, tener que compartir campos con juveniles y muchos otros temas es algo que lleva pasando muchos años, pero ahora se habla del derecho a una vivienda. Las jugadoras entrenan durante una hora y media, y entrenan con todo el potencial. Sin embargo, entran y salen del entrenamiento hablando del tema. Imagínate estar jugando un partido, sabiendo que cuando salgas de ese estadio igual te quedes en la calle porque quien se supone que te tiene que pagar la casa, por contrato, no la paga. No es lo mismo centrarse en tu profesión durante las 24 horas del día que estar una hora y media entrenando, concentrada, pero con la incertidumbre de una posible llamada del casero. De hecho, desde que se publicó el comunicado, hay jugadoras que han vuelto a tener un toque de atención por parte del casero”, aseguran desde Matagigantes.

Rayo Femenino

PRECARIEDAD PARA EL EQUIPO DE PRIMERA IBERDROLA


Este miércoles, también, el medio que hoy nos acompaña publicaba un artículo en el que se recogían las infracciones que se han cometido por parte del Rayo Vallecano Femenino durante las jornadas que ya llevan jugadas de temporada. Además de infracciones de juego, no se escatima en fallos de vestimenta, logos sin planchar en las camisetas, dorsales incorrectos, falta de figura médica que pasa a ser la del equipo rival o incluso, comienzos tardíos por la mala calidad en la que se encuentran los campos de la ciudad deportiva. 

“El club es suyo, tiene el 97% de las acciones y ha dicho por activa y por pasiva que no se va. Entonces, busca un femenino bajo mínimos para que cuando el balón no entre, las jugadoras no puedan más y se descienda, ahí, será cuando peligre la existencia de este equipo”.

LAS CATEGORÍAS INFERIORES DEL RAYO VALLECANO, AFECTADAS 


Si el equipo de primera división está en la situación en la que está, cuanto más se profundiza, se ve todo el iceberg de descuido y maltrato por parte del presidente. El Rayo Femenino de categoría Juvenil A también ha sacado esta semana un comunicado en el que se exponía el maltrato al que estaban expuestas ya que, tras solicitar ampliar los días de entrenamiento de dos a tres, no encontraron más solución que llevar a cabo las sesiones en parques. 
Por ello, las jugadoras llevaron a cabo un plantón al inicio del partido el pasado fin de semana. Un partido que, por cierto, luego retomaron por respeto al escudo y consiguieron ganar. 

“Es una cuestión más complicada. El Rayo femenino es el equipo profesional, el Rayo B es un equipo de cantera, pero de ahí para abajo son los padres quienes pagan 600 euros por cada jugadora. El caso más sangrante es el del Juvenil A, que es el que va directo a nutrir a los otros dos grandes equipos y están descuidadas y maltratadas”, nos adelantan desde Matagigantes.

“A Presa le gusta llevar a las personas al límite, ya sea a un jugador de la cantera o a una futbolista, un entrenador de la cantera. Siempre a los eslabones más débiles, jamás se va a enfrentar a los del primer equipo porque es su ‘gallina de los huevos de oro’”. Desde muchos perfiles de los jugadores del primer equipo se ha visto el apoyo hacia sus compañeras, publicando el comunicado, “ellos hacen lo que pueden porque saben que contra ellos no va haber ningún tipo de represalias”, añaden.

Rayo Femenino
Imagen vía Rayo Vallecano femenino

La situación se desborda, las armas se quedan sin munición y solo queda ampararse a los servicios jurídicos de AFE. Mientras tanto, las jugadoras seguirán maltratadas, pero saliendo al campo con lo que se pueda. Ya lo vimos en la única victoria que han conseguido en esta campaña. Una victoria y un gol que supieron a gloria y a dolor. En Vallecas, las victorias en el campo han pasado a un segundo o a un tercer plano. Se juega para subsistir, se juega con miedo a que a la compañera le pase algo, un mal gesto, un mal golpe y no haya quien pueda atenderla. Con miedo a salir del campo sin saber a dónde ir, con miedo de quedarse, para siempre, sin armas.

MÁS NOTICIAS FÚTBOL FEMENINO:
VOLVER
¿Qué está pasando con el Rayo Vallecano femenino?
FacebookTwitterInstagramYoutube
¡Hazte Futboleras!